HIROSHIMA

9788499925172En 1946 la revista The New Yorker dedicó un número íntegro al reportaje de John Hersey, el periodista que había entrevistado a seis supervivientes del ataque atómico de Hiroshima. Un documento único, considerado hoy en día el mejor reportaje de la historia, que sacude la conciencia del lector con toda la crudeza de la verdad. Los testimonios que Hersey recogió sobre el terreno, apenas unos meses después del ataque, nos acercan a la auténtica realidad de los horrores de la guerra nuclear. Se trata, en definitiva, de un trabajo periodístico sin precedentes – Albert Einstein llegó a encargar 1.000 ejemplares- que cambió la visión triunfalista de la sociedad norteamericana en 1945. Por primera vez se publica de forma íntegra en España.

“A las ocho y quince minutos de aquel 6 de agosto de 1945, los vecinos de Hiroshima estaban inmersos en su vida cotidiana: la señora Hatsuyo Nakamura, viuda de un sastre, cuidaba de sus hijos pequeños; el doctor Masakazu Fujii leía el diario en su despacho; el reverendo Tanimoto transportaba enseres en una carretilla; y el padre Kleinsorge, jesuita alemán, descansaba en su catre… cuando de repente, el mundo estalló a su alrededor…”

NEGRATINTA

1436161507_873615_1436161947_sumario_normalQue nazca una revista en el actual panorama editorial es algo que vale la pena celebrar. Si esta revista, además, hace del periodismo serio, riguroso y en profundidad su señas de identidad, todavía más. Hace algo más de año y medio, tres amigos, Pablo Sierra del Sol, Hamed Enoichi y Jorge Martínez Vázquez, se propusieron crear una revista. Tras muchos devaneos y decenas de emails decidieron que se llamaría Tinta Negra, pero el dominio ya estaba cogido, así que invirtieron las palabras y convirtieron Negratinta en su proyecto común. Inicialmente la revista se circunscribía a los límites de Internet pero, tras una exitosa campaña de crowdfunding, han conseguido recaudar el dinero suficiente para llevar sus crónicas y reportajes al papel -de forma trimestral-. En este primer número han decidido mirar al este, dos décadas después del fin de la guerra de Bosnia, analizando en un concienzudo dossier la disolución de la antigua Yugoslavia. Para ello cuentan con la colaboración de reputados periodistas como el fotógrafo Gervasio Sánchez, el español que más tiempo pasó en Sarajevo durante el cerco serbio; el reportero de TV3 Nicolás Valle; y el jefe de deportes del diario Ara, Toni Padilla.

LA PLAYA DE LOS AHOGADOS

Adaptación del libro homónimo del escritor gallego Domingo Villar, el filme comienza con la aparición de un cadáver en una playa, que resulta ser el de un marinero. Hasta aquí podría pensarse que Justo Castelo es otro de los marineros que ha encontrado su tumba en en la accidentada Costa da Morte. Sin embargo, tiene las manos atadas. Sin testigos ni rastro de la embarcación en la que viajaba el fallecido, el lacónico inspector Leo Caldas, interpretado por un buen Carmelo Gómez, se tendrá que sumergir en el ambiente marinero del pueblo para tratar de esclarecer el crimen, entre hombres y mujeres que se resisten a desvelar sus sospechas, y que cuando hablan apuntan a una dirección insólita. Un caso demasiado complicado para Caldas, que atraviesa días difíciles: Alba ha vuelto a dar señales de vida, su tío está gravemente enfermo, y su colaboración en la radio se está volviendo insoportable. El director, Gerardo Herrero, que ya llevó a la gran pantalla la novela de Arturo Pérez Reverte, Territorio Comanche,  consigue sumergir al espectador en la mística de las tierras gallegas y acercarle al paisaje y a la idiosincrasia de sus gentes.