Malta

El Acróbata

Colegios cerrados, cortes en la electricidad o avisos desde las autoridades aconsejando no circular por carretera salvo en caso de extrema necesidad son sólo algunas de las consecuencias de la llegada de Abigail a Reino Unido. Esta tormenta, la primera en la historia británica que tiene nombre propio, ha provocado un plan de actuación por parte de la Met Office, entidad meteorológica del gobierno.

Las medidas se cimientan sobre cuatro grados distintos de alertas: verde, amarilla, ámbar y roja. De menor a mayor riesgo para la seguridad de la población así como el entorno. Durante los últimos días, la mayor parte de Escocia, junto al noreste de Inglaterra e Irlanda del Norte se han visto bajó los efectos de las alertas amarilla y ámbar. Esto significa que se han tomado las medidas más altas de precaución posibles, alertando a los británicos afectados de la posibilidad de entrar en fase roja, la cual está destinada a casos de emergencia grave y que se define como la llegada de “clima extremo donde debe tomar medidas para estar a salvo de los efectos de las condiciones meteorológicas”. Se pueden producir “daños generales, interrupciones energéticas y riesgo de muerte. Debe evitar las zonas peligrosas y seguir el consejo de los servicios de emergencia así como de las autoridades locales”.

400-severe-weather

Sin haber llegado, ni que se espere en las siguientes previsiones, a puntos tan alarmistas, sí es cierto que el pasado viernes por ejemplo se cerraron las escuelas de las Islas Hébridas –archipiélago perteneciente a Escocia y ubicadas en su punto más noroeste- por precaución. Cerca de 20.000 hogares se quedaron sin electricidad, aunque en su gran mayoría a excepción de 500 propiedades, lo recuperaron durante el mismo día. Las autoridades recalcan que “lo peor ha pasado”, aunque se mantienen niveles de alerta amarillos y en algunos casos ámbar que tenderán a amainar en los días venideros.

La Met Office llevó a cabo desde septiembre un programa de concienciación civil con los temporales. Principalmente pedía el apoyo ciudadano para nombrar a las tormentas que asoman en esta nueva temporada. Por ello pidió que a través de las redes sociales, correos electrónicos etc., se enviasen posibles candidatos. Abigail ha sido la primera en este intento de ‘americanizar’ las condiciones climatológicas. En Estados Unidos esto se lleva haciendo desde la mitad del siglo XX, algunos de ellos han pasado a la Historia por sus terribles consecuencias, como el huracán Katrina que asoló New Orleans en el 2005, alcanzando el nivel 5 de la escala Saffir-Simpson, la mayor posible. En los últimos meses la presencia del huracán Joaquin atemorizó por su cercanía con ciudades como New York o Washington DC, aunque finalmente su impacto no fue tan grande como se esperaba y acabó por disolverse en las costas de Portugal y en el este de España.

Reino Unido y la lluvia

avgRAin1

Gráfico de Met Office.

 

Las islas británicas se han presentado siempre como uno de los lugares con peor tiempo de Europa. Destacando generalmente sus lluviosos días y haciendo ver lo complicado que es disfrutar del sol en Reino Unido. Una fama que los propios británicos han mantenido a lo largo del tiempo y que se traduce en su masivo éxodo turístico a destinos veraniegos más apetecibles. Aquel turismo, todavía vigente, de sol y playa que tantas alegrías da a la Costa del Sol, Levante o a las Islas Canarias, entre otros destinos que frecuentan cada verano los británicos.

El impacto del tiempo meteorológico dentro de sus fronteras forma parte de la cultura británica. Siendo la moqueta un elemento indispensable en la mayoría de hogares, debido a que dicha tela ayuda a combatir el frío en el suelo de las propiedades. La lluvia es otro componente sin el cual, aparentemente, no se podría definir la meteorología británica.

Curiosamente, los datos que ofrecen Met Office y AEMET (Agencia Estatal de Meteorología) en media entre los años 1981 y 2010 destacan algunas sorpresas. Como que en Barcelona con 621,3 mm de media mensual puede llover más que en algunas partes de Reino Unido –ver gráfico de Met Office-. Aunque los días de lluvia en Reino Unido superen con creces a los de la ciudad catalana. Las zonas montañosas, principalmente en la parte oeste de Escocia, Irlanda del Norte o Gales, es donde mayores cantidades de agua caen al año. Argyllshire encabeza la lista de más lluviosas, con 2274.9mm. En España los valores más altos los alcanzaría Vigo, con 1790,7 mm.