Sin la sombra de la torre

Sin la sombra de las torres Foto Reservoir Books_opt

Podría decirse que Art Spiegelman es hijo del horror. Sus padres sobrevivieron al campo de concentración nazi de Auschwitz y él nos narró su historia como una fábula de gatos y ratones. Maus se convirtió en el primer cómic galardonado con un premio Pulitzer y encumbró una disciplina mal vista como la hermana mejor tanto del arte como de la literatura.  Muchos años más tarde, en 2001, Spiegelman vivía con su familia en un barrio al sur de Manhattan. Aquella mañana él y su mujer habían salido de casa, su hija estaba en el colegio, y entonces vieron como un avión se estrellaba contra una de las Torres. Y, poco después, la otra. La ciudad se paralizó y todo era polvo. Dos mentes brillantes, periodísticas y artísticas, tuvieron que pensar cómo lo contarían al mundo al día siguiente. Sin la sombra de las Torres, publicado en 2004 y traducido ahora por Reservoir Books, es la denuncia de Spiegelman a la gestión del gobierno estadounidense tras los atentados del 11-S. Este monumental cómic es, ante todo, una magnífica –y artística- defensa de la libertad de expresión.

El señor Ye ama los dragones

Las Naves del Español-Matadero apuestan por una producción joven, exótica, hilarante. Una insólita niebla ha comenzado a invadir misteriosamente la ciudad. Nadie parece conocer el motivo, excepto Xiael señor ye ama los dragones foto teatro español_optomei: una muchacha china que cuida de su madre enferma en el oscuro sótano de un edificio colmena de la capital. La vecina del décimo, Magdalena, que lleva toda la noche sin poder dormir porque cree haberse cruzado con una extraña presencia sin rostro en el interior del edificio, baja, por primera vez en dieciocho años, a llamar donde sus vecinas orientales en busca de información. Oriente y occidente se enfrentan en una divertida y sorprendente comedia de marcado tinte social, contada a modo de thriller castizo y envuelta en una inquietante atmósfera de depresión apocalíptica. Cuatro mujeres, tres familias y un país, pero no un país cualquiera, sino un país en crisis, que se resiste al cambio y que tiene una pretensión: seguir viviendo todo el tiempo que le sea posible con una venda en los ojos y de espaldas a la realidad, como hizo el señor Ye del proverbio chino, que amaba la figura mítica del dragón de no pudo soportar la visión de uno real.

Pasolini

Willem DPasolini_optafoe aborda una de esas interpretaciones que pueden pasar a la historia del séptimo arte. El director Abel Ferrara se toma las cosas con calma y le salen auténticas obras maestras. Dafoe interpreta al cineasta y poeta italiano Pier Paolo Pasolini, de cuya muerte se cumple este año el cuarenta aniversario. Saló o los 120 días de Sodoma, Mamma Roma, El evangelio según San Mateo… son sólo algunas de las obras que le valieron a Pasolini premios en Berlín, Cannes y festivales del mundo entero. El biopic de Ferrara ilustra las últimas horas de la vida de Pasolini antes de ser asesinado –posiblemente por sus ideas políticas, aunque el crimen sigue dando de qué hablar- en la playa de Ostia, muy cerca de Roma. La película se centra sobre todo en recuperar su faceta de escritor, que coincide con la reedición de varias de sus obras por editoriales españolas como Nórdica, Gallo Nero y Errata Naturae.