Isla Mínima_opt

Escena de “La Isla Mínima” rodada en las marismas del Guadalquivir.

Si algo tienen en común superproducciones de Hollywood como Star Wars episodio II: El ataque de los clones, éxitos nacionales como La Isla Mínima, o clásicos del cine como Lawrence de Arabia es la localización de sus rodajes: Andalucía. En los últimos años esta región ha vuelto a despertar el interés de las productoras hasta el punto de posicionarse como uno de los principales destinos cinematográficos del mundo gracias al tirón de películas extranjeras como Exodus y, sobre todo, al rodaje de la quinta temporada de la exitosa serie de la HBO, Juego de Tronos.

Sin embargo, no hace falta salir de España para encontrar casos de películas de éxito cuyos escenarios son representativos de alguna de las ocho provincias que conforman la comunidad andaluza. Ocho Apellidos Vascos, la películas más taquillera de la historia del cine español, rodada en Sevilla; La Isla Mínima, ganadora del último premio Goya a Mejor Película y filmada en las marismas del Guadalquivir; y El Niño, con el estrecho de Gibraltar como telón de fondo, son sólo algunos ejemplos de la importancia de Andalucía para la industria cinematográfica nacional. No en vano se trata de tres de las películas más vistas en los cines el año pasado.

“Que la HBO ruede con éxito una gran producción como Juego de Tronos en Andalucía es todo un éxito. El dato más importante para nosotros es la reputación, ya que aspiramos a convertir esta comunidad en un destino cinematográfico sostenible”, Carlos Rosado, presidente de la Andalucía Film Commission. 

Según el informe que elabora cada año la Andalucía Film Commission  -entidad sin ánimo de lucro que tiene como objetivo promocionar esta comunidad como destino para filmar productos audiovisuales-, cuyos últimos datos datan de 2013, los rodajes tuvieron un impacto económico de 87,6 millones de euros y generaron 14.639 puestos de trabajo en la región durante ese ejercicio. Una cifra que, según aseguran desde el sector, es probable que se repita o incluso se incremente durante 2014 gracias al enorme impacto que ha tenido el rodaje de la última temporada de la serie inspirada en los libros de George R. R. Martin. Y es que el desembarco de Tyrion Lannister y Daenerys Targaryen junto con el resto de personajes que conforman el reparto de la serie estrella de la HBO, ha supuesto una auténtica revolución para las localidades que han acogido los rodajes. Desde Sevilla, donde los productores David Benioff y Daniel B. Weiss “secuestraron” los jardines del Real Alcázar para dar forma al reino de Dorne, a Osuna, cuya plaza de toros fue tomada por el ejercito de Khalessi, pasando por Córdoba, una parada imprevista dentro del itinerario programado, pero cuyo puente romano inspiró a los directores.

Para conocer las razones que llevaron a los responsables de la HBO a decantarse por estas localidades y con el objetivo de que una persona testigo de los rodajes desentrañe los misterios que rodean la nueva temporada de esta ficción, desde El Acróbata hemos contactado con Carlos Rosado, presidente de la Andalucía Film Commission, y uno de los responsables de que España se haya convertido en uno de los siete reinos que forman el mapa de Poniente. Pese a que los datos definitivos sobre el impacto económico del rodaje de la serie están en manos de la productora y no serán de dominio público hasta el próximo 12 de abril, fecha prevista para el estreno, Rosado se atreve a pronosticar “un impacto directo, indirecto y mediático muy importante”. Todo ello, asegura, “pese a que las cifras del rodaje de una serie de televisión son siempre inferiores a las de una película”. Y pone como ejemplo Exodus: Dioses y Reyes, la superproducción bíblica de Ridley Scott que ha devuelto a Almería todo el brillo perdido desde la época de los spaghetti westerns. Muestra de la importancia que tuvo el filme para la economía de la región es el hecho de que la productora destinó alrededor de 11 millones de euros sólo en gastos indirectos, como alojamientos, dietas o transporte, a los que hay sumar el presupuesto de 43 millones de euros de inversión directa ya previsto. Además, esta provincia fue en la que más descendió el desempleo de toda Andalucía durante agosto de 2013, cuando tuvo lugar el rodaje.

“Que la HBO ruede con éxito una gran producción como Juego de Tronos en Andalucía es todo un éxito. El dato más importante para nosotros es la reputación, ya que aspiramos a convertir esta comunidad en un destino cinematográfico sostenible. El aspecto reputacional es esencial y esperamos que esto atraiga a nuevas productoras”, subraya Rosado, quien cuestionado sobre por qué los responsables de la HBO se decantaron por esta región,  no duda en señalar al actual embajador de Estados Unidos es nuestro país, James Costos, como una figura fundamental ya que “como antiguo directivo de la productora norteamericana, facilitó muchos las cosas”.

Otro punto en el que hizo especial hincapié el presidente de Andalucía Film Commission fue en la gran sintonía que existió en todo momento entre el equipo de rodaje de la serie, los actores y los ciudadanos andaluces. Multitud de anécdotas que han quedado documentadas en perfiles sociales como el del actor danés, Nikolaj Coster, donde se puede ver al Matarreyes fotografiarse con los usuarios de un pequeño gimnasio del barrio de Nervión donde acudía a entrenar en sus ratos de ocio, o en el de Emilia Clarke, la actriz que da vida a Khalessi, y que se retrató  el día de su cumpleaños junto a un pastelero de la localidad de Osuna que la obsequió con una tarta con el blasón de la casa Targaryen.

Dejando las anécdotas a un lado, el verdadero objetivo de la Junta de Andalucía, así como de las provincias y diputaciones y de la propia de la Andalucía Film Commission, es que todo ese impacto mediático que ha acompañado al rodaje de Juego de Tronos no se diluya. Para ello, como reconoce Carlos Rosado, se “puso en marcha hace unos años la Gran Ruta del Cine Andaluz, donde los turistas pueden recorrer ilustres escenarios cinematográficos” como la playa de Los Escullos, donde Sean Connery rodó escenas submarinas para la saga 007, o desiertos como el de Tabernas y Mojacar, testigos de la huida de Indiana Jones de los nazis en La Última Cruzada. Un recorrido que, a buen seguro, hará las delicias de los aficionados al cine y que promete convertir a Andalucía en un destino de película.