Albert_Rivera_-_03

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante un mitin de campaña

Pese al papel protagonista que ha tenido el terrorismo yihadista y la guerra civil siria en la campaña electoral -incluso se habló de apoyar una intervención militar terrestre en el país árabe-, la defensa ha pasado de puntillas entre los discursos de los candidatos que el próximo domingo 20 de diciembre se disputarán La Moncloa. Desde que el líder socialista Pedro Sánchez planteara suprimir el Ministerio de Defensa y fusionarlo con el de Interior, mucho han cambiado las propuestas en materia de seguridad de los partidos. El caso más llamativo es el de Podemos que, de apoyar un hipotética salida de España de la OTAN, ha pasado a incorporar al que fuera Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), José Julio Rodríguez, defensor a ultranza de que nuestro país continúe prestando apoyo a los países del Tratado del Atlántico Norte.

En el caso de Ciudadanos, su vehemencia a la hora de defender una intervención en Siria tras los atentados de París, va en línea con unas propuestas en materia de Defensa ambiciosas y. Quizá demasiado si se tiene en cuenta el tamaño y la dotación presupuestaria de las Fuerzas Armadas españolas. El presidente de C’s, Albert Rivera, reclamó el pasado mes de noviembre acciones coordinadas por la OTAN y bajo un mandato de la ONU para intervenir en Siria. A la pregunta de un periodista de “¿si enviaría tropas españolas a Siria?”, Rivera respondió: “Si es dentro de la OTAN, para eso estamos en la OTAN. Si hay un recuerdo que respete la ONU, sí. Ya estamos en Afganistán, en Turquía, colaborando con efectivos contra el Estado Islámico. A lo mejor no nos hemos enterado”.

“Reforzaremos la participación en misiones internacionales convencidos de que nuestra seguridad se defiende también en el exterior, tanto en misiones de paz como en intervenciones específicas frente a las potenciales amenazas fuera de nuestras fronteras”, sostiene el programa electoral de la formación naranja.

1950-plazas-para-ingresar-en-las-Fuerzas-Armadas-680x453

Miembro de las Fuerzas Armadas españolas.

El partido propone también aumentar durante la legislatura el presupuesto del Ministerio, con el objetivo, si así lo permite la coyuntura económica, de alcanzar el 2% del Producto Interior Bruto (PIB) -en la actualidad no llega al 1%- que recomienda la OTAN y garantizar así “la plena capacidad operativa” de las FAS. En 2015, el presupuesto del Ministerio fue de 6.738 millones de euros, un 0,84% más respecto al año anterior.

La inteligencia es la otra pata en la que se apoya la política de seguridad y defensa de Ciudadanos, sabedores de que las guerras del futuro no se librarán sobre el terreno sino en la Red. En este sentido, el partido de Albert Rivera propone “potenciar el desarrollo y las capacidades del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE)”, así como diseñar “un Plan de Inteligencia del CIFAS (Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas) que lo convierta en un potente y bien dotado servicio de inteligencia como instrumento indispensable para el planteamiento, conducción y ejecución de las operaciones militares”.

Para evitar que se siga engordando la deuda de 21.389 millones de euros que el Ministerio debe a los grupos armamentísticos por los 22 programas a los que se ha comprometido desde 1997, desde Ciudadanos aseguran que “auditaremos los grandes programas de armamento (PEAs) para salvaguardar el óptimo empleo de los fondos públicos y el cumplimiento de los objetivos”. “Velaremos especialmente por la transparencia en la contratación de los PEAs con la industria militar para detectar posibles irregularidades, fraudes o sobrecostes”, añaden.

Por último, y para evitar que las mujeres sufran algún tipo de discriminación, acoso o vejación por parte de algún miembro del estamento castrense, como le sucedió a la ex comandante Zaira Cantera, la formación naranja asegura que velará por la “estricta aplicación de las políticas de igualdad” en las FAS y “del protocolo de actuación frente al acoso sexual”. Cabe recordar que hoy, uno de cada ocho miembros de las Fuerzas Armadas (alrededor de 16.000 soldados) son mujeres, lo que convierte a España en el segundo país europeo en presencia femenina en los ejércitos.