Si preguntamos sobre superhéroes  de cómics, fácilmente saldrán a la luz cinco o seis nombres que todo el mundo conoce: Superman, Batman, Iron Man, Spiderman o Thor estarán entre ellos. Si continuamos preguntando, quizá salgan a relucir otros protagonistas como Flash, Lobezno, Daredevil o Hulk. Pero hay uno que se salta los estándares de calidad para ser un héroe, un gran desconocido para el público, y que en febrero de 2016 estrenará película.

Estamos hablando de Deadpool, o Masacre en su traducción al castellano. Y lo cierto es que a partir de ahora comenzará a ser un poco más conocido. Pero empecemos explicando quién es y cuál es su historia. Wade Wilson es un niño canadiense del que poco se sabe de su pasado. Como todo héroe, este tiene una infancia trágica por la pérdida, en este caso, de ambos progenitores. La madre fallece de cáncer y el padre es asesinado por un amigo en estado de ebriedad. Además, Wade fue expulsado de las fuerzas armadas del ejercito de Estados Unidos.

Tras conocer que sufre la misma enfermedad que mató a su madre se entera de un proyecto secreto en Canadá que podría salvar su vida.  En dicho proyecto se le introduce un factor curativo a Wilson, como el de Lobezno, que detiene el cáncer que sufre, pero a cambio su rostro acaba terriblemente desfigurado y su cerebro queda muy dañado. ¿Pero, por qué va a ser más conocido?

Tw

Captura de la cuenta de Twitter de Ryan Reynolds

Pongámonos en antecedentes. La única aparición de Deadpool, y por tanto Ryan Reynolds, fue en X-Men orígenes: Lobezno (Gavin Hood, 2009) y no es que Deadpool fuese tratado como debería. Se cometieron fallos graves que quedaron grabados a fuego en la mente de los fans de este particular superhéroe. La boca cosida, armas de adamantium en los brazos y una serie de superpoderes, como los rayos de Cíclope, que Wilson no tiene en los cómics.

Pero en la pasada convención del cómic de San Diego, conocida como Comic-Con, se mostró el nuevo tráiler de la película basada en este superhéroe. La gente enloqueció, ya que hace 3 años se había filtrado un teaser hecho por ordenador de lo que podría llegar a ser el filme que dejaba mucho que desear. Una especie de piloto para la Fox que se quedó en agua de borrajas.

Solamente había algo que no encajaba en los fans del mercenario bocazas. El actor que iba a encarnar este papel tan esperado no era otro que Ryan Reynolds. Un actor que, a juicio de los aficionados, no encaja demasiado con el Deadpool de la novela gráfica por la mala calificación e ingresos que obtuvo Green Lantern (Martin Campbell, 2011).

El tráiler, como la mayoría de los mostrados en la Comic-Con, se filtró. La gente aplaudió y celebró las prometedoras imágenes de la película, pero pronto la Fox lo retiró de todas las webs. Y es que algo tenían pensado hacer.Durante los meses siguientes, la cuenta personal de Ryan Reynolds subía a Instagram fotos del traje que llevaría en la película y la confianza en él iba en aumento. Unos meses después, por sorpresa, por las redes comenzaba a circular un vídeo de Deadpool. El título era Tráiler del tráiler. El propio Reynolds decidió recurrir al humor socarrón de su personaje para hacer un adelanto del tráiler.

En él, además, Marvel volvía a apostar por el humor: “Del estudio que no se por qué narices me cosió la boca la anterior vez, llega el cinco veces invitado a la gala de los Óscar Ryan Reynolds”. Y una vez en el tráiler Ryan  pedía que el supertraje no fuese “verde, ni animado”, en referencia al fracaso de Green Lantern.

ddpl

Imagen de la cuenta de Twitter de @deadpoolmovie

Aún hay más. El marketing de la película continúa ayudando a la creación del personaje. La productora, 20th Century Fox, abrió una cuenta en Twitter de la película, @Deadpoolmovie, en la que misteriosamente sólo sigue a una persona. ¿Y a quién sigue el mercenario bocazas? Pues nada más y nada menos que a la cuenta oficial de Hello Kitty. Quién quiera que esté a cargo de la cuenta de Twitter de la película lo está haciendo de la manera correcta. Pero la cosa no acaba aquí, ya que dicho CM sube periódicamente gifs del tráiler basados en el meme Deal with it, o supéralo.

Pero Deadpool, esquizofrénico por el tratamiento, es más que un cómic de violencia y humor. Wilson rompe la barrera invisible que separa al cómic de la realidad. Y lo hace de manera magistral, tomando referencias de la cultura popular, como referirse a la saga Star Trek, saberse protagonista de su propia historia o cuestionarse su propia existencia en el cómic. Con este panorama, y con el ánimo de los fans caldeándose cada día que pasa ante Reynolds en estado de gracia, al menos en esta película, la mezcla Deadpool, Marvel, Fox promete no decepcionar.