559c281115a5a

Nuevo aspecto de Lobezno, vía Marvel.

La polémica azota por enésima vez al mundo del cómic. Las grandes compañías del ramo, como Marvel y DC, están llevando a cabo numerosos cambios en sus personajes que no están dejando para nada satisfechos ni a creadores ni aficionados. Pero, empecemos por el principio.

Todo comenzó con Spider-Man. El hombre araña verá de nuevo como reinician su saga con el objetivo de adaptar su personaje a la nueva hornada de películas que se están cocinando en Hollywood. Unas cintas que nacerán con el beneplácito de Sony, dueño de los derechos del hombre araña, a cambio de cederle a Marvel el personaje para la grabación de Capitán América: Civil War, el gran encuentro entre superhéroes de la editorial estadounidense. Un duro proceso de negociaciones en el que saltó el escándalo cuando Sony filtró un contrato por el que Peter Parker debía ser siempre heterosexual, caucásico y no podía tomar drogas ni alcohol.

Deben ceñirse los superhéroes a sus parámetros de creación o, por el contrario, estos seres sobrenaturales han de reflejar todas las realidades y matices de la sociedad. Una pregunta que ha suscitado una enorme polémica alrededor del mundo de los cómics pero que para Stan Lee, creador del personaje junto a Steve Ditko en 1962, está muy clara: “No me importaría, si Peter Parker hubiera sido originalmente negro o latino o indio o cualquier otra cosa, que permaneciera así. Pero es que originalmente lo hicimos blanco. No veo por qué hay que cambiarlo. Creo que en el mundo hay lugar para superhéroes homosexuales, efectivamente, pero de nuevo, no veo por qué razón hay que cambiar las tendencias sexuales de un personaje una vez han sido establecidas. No tengo ningún problema con crear nuevos superhéroes homosexuales… no tiene nada de antigay o antinegro o antilatino ni nada por el estilo. Los personajes latinos deben seguir siendo latinos. Pantera Negra no debería ser suizo. No sé porque hay que cambiar lo que ya está establecido cuando es tan fácil crear nuevos personajes. Creo que hay que crear nuevos personajes de la manera que quieras. Diantres, lo haré yo mismo”

Pero… ¿sabíais que sí que hay un Spider-Man negro? ¿Y que el nuevo Thor es una mujer? A continuación detallaremos alguno de los cambios más sonados que han sufrido los encargados de salvar el planeta, empezando por el universo Marvel.

Spider-Man

La verdad es que Miles Morales lleva tiempo siendo el hombre araña. Concretamente, desde que se creó el universo Ultimate defendiendo la ciudad que nunca duerme. La saga surgió a raíz de que Marvel decidiese partir de cero con sus universos y que alguien que no estuviese al tanto de la existencia y cualidades de todos los héroes pudiese retomar la lectura de las novelas gráficas.

En el universo Ultimate, Peter Parker ha muerto y Miles Morales recibe los poderes como un buen Spider-Man, con una picadura de araña radioactiva, aunque de una forma más deliberada e intencionada que Parker. Actualmente ambos conviven en el universo Marvel, al haberse cerrado la línea Ultimate, pero la editorial ya ha declarado que a finales de este año Morales será el único trepamuros.

No es el único cambio que ha sufrido el héroe más icónico de Marvel. Hay muchos, como que le salieran multitud de brazos, pero quizás el más chocante fuera que ya no hay más Spider-Man…sino Spider-Gwen. La novia de Parker, Gwen Stacy, falleció tras precipitarse desde un puente. Parker, al intentar salvarla de la caída con una telaraña, le rompió la espalda. Pues bien, en un universo alternativo, sí, otro, Gwen Stacy es la salvadora de Nueva York y Parker es el que ha perdido la vida.

545a84d518c4e

Nuevo aspecto del Capitán América, Marvel.

Capitán América

Los que hayan visto Los vengadores, la era de Ultrón ya se podrán imaginar el cambio. No, no a los cambios que seguro habrá entre los protagonistas de los Los Vengadores, de hecho los que aparecen no son los originales, sino del Capitán América afroamericano.

Cuando a Steve Rodgers un enemigo le neutraliza el suero que le mantiene joven, el héroe americano experimenta el envejecimiento que siguiendo el curso natural de la vida debería haber sufrido. Ante esta vicisitud, Sam Wilson, o más conocido como Halcón, no confundir con Ojo de Halcón, recoge el escudo de vibranium y se convierte en el defensor de Norteamérica.

Thor

Si alguien ha sufrido cambios este es Thor. Ya no se sabe como tratarle, ya que Thor han sido muchas personas, incluso un alienígena, por lo que los aficionados al Dios del Trueno no deberían echarse las manos a la cabeza. Realmente, cualquiera que pueda levantar el Mjolnir, el martillo de guerra, puede ser considerado como Thor.

Hace un par de meses se reveló la nueva identidad de Thor: Jane Foster, la enfermera contratada  por Donald Blake. Así, en Thor #8 se desveló que la enfermera estaba siendo consumida por un voraz cáncer de mama del que estaba siendo tratada en Asgard. El martillo le daba el poder necesario y la fuerza para continuar con vida.

Lobezno

Si, también hay cambios para Logan. Un experimento a espaldas de Lobezno creó un grupo de clones suyos, conocidos como X-23. Sarah Kinney fue el 23º experimento de clonar a Logan con un endoesqueleto de adamantium. Pero no para ponerle un esqueleto a ella, si no al hijo que tuviera, que este caso fue Laura Kinney. Siguiendo la línea argumental de los cómics, ésta mata a su madre, pero en un momento de agonía le entrega una carta y fotos de Xavier, Logan y el instituto Xavier.

Hay que aclarar que el lobezno original se encuentra en estado desconocido y presumiblemente se le cree muerto.

[page_title text=”DC y el paso del tiempo”]

Detective Comics se plantea cambios muy profundos entre sus héroes. El que se encuentra bajo la identidad conocida como Batman ya no es Bruce Wayne, el multimillonario huérfano. En el reinicio que pretende DC, el justiciero de la noche es ni más ni menos que el Comisario Gordon. Cuando se entera de la verdadera identidad de Batman, Gordon acepta coger el traje negro del murciélago, aunque de forma bastante distinta: Gordon ya no sale de noche, si no que es un justiciero diurno.

La realidad es que Batman ha muerto en multitud de ocasiones. Los universos de DC son aún mayores que los de Marvel, y una de las primeras veces se pudo observar magistralmente en la tercera entrega de la trilogía de Cristopher Nolan, donde Bane le rompe la espalda a Bruce, aunque – al contrario de lo sucedido en las novelas gráficas-  el protagonista no muriera.

Superman

La identidad de Clark Kent se hace pública y la responsable es Lois Lane. En un movimiento inesperado para todos los fans, la periodista revela en el telediario que Superman es Clark Kent. Lois ya no es la dulce reportera de periódico con un corazón de oro enamorada de Superman, si no que parece estar más interesada en ganar el premio Pulitzer. Pero no es el único problema que ha tenido el hombre de acero. Superman, en The New 52, nunca llegó a conocer a Lois Lane y sus padres adoptivos están muertos.

Robin

El mejor compañero que Batman puede tener ya no es el chico que todos pensamos. El último que se puso las mallas verdes y rojas, el hijo de Bruce Wayne, está muerto y Robin, o los Robin, son una suerte de varios justicieros. No hay un Robin definido y la mayoría de ellos va por libre aunque es cierto que tienen a un líder o cabecilla: Duke Thomas.

Flash

El hombre más rápido del universo tampoco se iba a librar de los designios de sus creadores. Su extrema velocidad le ha metido en más de un problema, pero no solo a él sino a todo el universo DC. Barry Allen, uno de los muchos flash, provocó con la hipervelocidad una división de la tierra y dos universos alternativos. En uno de ellos, conoce al Flash Negro o al alter ego que reclama a todos los Flash cuando lo considera oportuno. En The fastest man alive todos los enemigos de Barry Allen se unen para acabar con él.

La polémica está sobre la mesa, hay defensores y detractores de que los superhéroes cambien de identidad, de género o de color de piel. Pero lo cierto es que los directores de película, así como los guionistas, tienen una cantidad abrumadora de multiversos donde poder elegir el héroe que más le plazca.