Portada libro 'De la dictadura a la democracia. Un sistema conceptual para la liberación'

Portada libro ‘De la dictadura a la democracia. Un sistema conceptual para la liberación’

El mundo de los libros siempre ha contado con ese halo romántico de la censura, la prohibición, lo revolucionario. Miles han sido los libros prohibidos durante toda la Historia por distintos regímenes políticos que los creían malos y peligrosos para sus intereses. Desde los libros prohibidos por la Iglesia en la Edad Media a la quema de libros de los nazis durante la mitad del siglo XX en Alemania, cientos de escritores, y sus correspondientes títulos, han pasado a la Historia por haber sido prohibidos y perseguidos en algún momento. Y aunque parece que esa censura se ha ido eliminando con la aparición cada vez más generalizada de Internet y las dificultades de poner puertas al campo de la Red, en algunos sitios sigue más viva que nunca. En lugares como Angola aún puedes acabar en la cárcel si lees este libro que se puede descargar, en varios idiomas, gratuitamente de Internet.

Seguramente Gene Sharp ni habría imaginado, cuando decidió escribir su ensayo De la dictadura a la democracia. Un sistema conceptual para la liberación que sus textos pudieran ni siquiera llegar a ser censurados en pleno siglo XXI en una teórica democracia, por atrasada que fuera. Aunque su libro, en el que se explican 198 maneras pacíficas de llegar a la democracia, es un canto por la libre expresión y la lucha por la libertad de manera no violenta pero con decisión y arrojo, el texto no deja de ser un manual que analiza las distintas dictaduras y da algunas claves para creer en un sistema democrático por encima de uno dictatorial. “No puedo realizar un análisis detallado y dar una recomendación precisa en cuanto a un país determinado. Sin embargo, espero que este análisis genérico sea útil a los pueblos que, desafortunadamente, todavía en demasiados lugares tienen que enfrentarse con las realidades de un régimen dictatorial”, explica el escritor en el prólogo.

Gene Sharp / Institución Albert Einstein

Gene Sharp / Institución Albert Einstein

Sharp, un filósofo y catedrático estadounidense conocido por su lucha por los movimiento no violentos y la democratización de los países, publicó este libro en 1993, en plena caída de los sistemas autoritarios soviéticos y la estabilización de un nuevo orden en el que las jóvenes democracias y las antiguas dictaduras pugnaban por hacerse con el poder. En ese año miraba hacia Birmania donde una junta militar aniquilaba a su pueblo, pero pronto el libro empezó a correr por los países en los que se sufría una situación similar. Sharp siguió luchando contra esos sistemas y tan lejos llegó su lucha por la democracia que llegó a estar inmerso, según se rumorea, en las denominadas Revoluciones de los Colores. A través de la institución que el mismo Sharp creó en 1983, llamada Albert Einstein, se cree que el filósofo y sus compañeros pro-demócratas ayudaron secretamente a las revoluciones que se dieron en países como Ucrania (Revolución Naranja), Birmania (Revolución del Azafrán), Georgia (Revolución de las Rosas) o Líbano (Revolución del Cedro). Aunque nunca se ha llegado a probar, sí que ha conseguido que países como Angola, que vive en una supuesta democracia cuyo presidente está en el cargo desde 1979 vigilen muy de cerca las influencias de este profesor, incluido sus libros. También ha conseguido, a raíz de su lucha, cuatro  nominaciones al Premio Nobel de la Paz.

No parece claro que los 15 jóvenes detenidos y acusados por conspirar contra el Gobierno por leer el polémico libro supieran que estaba prohibido, pero que lo hicieran en una librería, en grupo y en una especie de reunión secreta denota que algo debían prever aunque no fueran conscientes de todo el peligro que esto conllevaba. La detención generó un revuelo internacional con un aumento de la tensión diplomática entre Portugal y Angola al intentar mediar la metrópoli en el asunto. La personalidad de Luaty Beirão, el apuntado como líder del grupo de jóvenes, y desde entonces colocado como líder de la lucha democrática de Angola hizo que el asunto llegase a todo el mundo y colocase en un serio aprieto al Gobierno de Eduardo Dos Santos. El rapero, educado en Europa y de doble nacionalidad portuguesa, había salido  para luchar por una democracia real en su país y pronto se convirtió en el joven perfecto para dar la cara frente a la gerontocracia angoleña. Se puso en huelga de hambre y pidió el auxilio europeo ante un juicio que creía dictatorial e injusto.

Portada Diamantes de sangue, corrupção e tortura em Angola

Portada Diamantes de sangue, corrupção e tortura em Angola

Finalmente, el día 18 de diciembre un juez decidió archivar la causa al considerar que los jóvenes no estaban incurriendo en ningún tipo de delito aunque leyesen un libro prohibido en el país. Muchos dicen que fue la presión internacional fue la que llevó al tribunal a este fallo para evitar intervenciones exteriores contra el régimen. Lo cierto es que los 15 de la librería de Luanda tuvieron bastante más suerte que el periodista Rafael Marques, condenado a seis meses de cárcel por escribir un libro (Diamantes de Sangre, corrupción y tortura en Angola, también libre en Internet) en el que la cúpula militar del país se veía manchada por casos de corrupción y otros delitos a raíz de los conocidos diamantes de sangre.

Lo que parece claro es que en Angola, al menos, tienen bastante miedo a los libros, casi más que a algunas armas. Quizá tenga razón Sharp y, como asegura en su ensayo: “El liberarse de las dictaduras, en última instancia, depende de la capacidad que la gente tenga de liberarse a sí misma”.