Elena García Grimau tiene 29 años y es atleta de elite, entre otras muchas cosas. Como todos los que se dedican a esta disciplina en España lo de atleta es solo un punto dentro de su currículum, un punto de su vida. Por importante que sea el deporte se ven obligados a  hacer muchas más cosas para tener un futuro y, paradójicamente, poder dedicarse a su pasión.

Esta espigada e hiperactiva corredora mediofondista es licenciada en Bioquímica, tiene más de dos años de experiencia en una gran empresa y estudia un máster en Marketing y Redes Sociales. Todo mientras corre su prueba, los 3.000 obstáculos, a unos pocos segundos de la mínima para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Y lo más sorprendente es que todo lo hace con una sonrisa: “Nuestra vida es pura aventura. Mejor tomárselo con alegría”, nos dice con una carcajada.

El sacrificio parece llevarse mejor con un poco de alegría. Aunque, como Elena, tengas que buscarte la vida con un crowdfunding privado, que casi está a punto de completar, para poder ser olímpica y representar a España luchando contra las más grandes de su disciplina. La pasión, la dedicación y los sueños parece que pueden con todo.

¿Es fácil ser deportista de élite en España? ¿Y ser atleta de élite?

Pues depende del deporte al que te dediques y desgraciadamente también depende de si eres hombre o mujer. Si tenemos en cuenta los factores de sacrificio y trabajo y la valoración económica que te devuelve ser atleta de élite, desde luego la balanza se inclina más hacia lo primero. Ahora bien, todo depende de con quien te compares. Estamos a años luz del fútbol, baloncesto y tenis, sin embargo en comparación con los jóvenes españoles que están tan bien formados y no encuentran trabajo, o reciben sueldos mínimos, estamos en una mejor posición. Lo importante es que yo al menos hago aquello que me gusta y me deja sobrevivir, lo que falta es que se profesionalice mi deporte (cotizar en la Seguridad Social, tener un sueldo mensual, etc.) y que genere más actividad económica, pero eso ya no está en nuestras competencias.

¿Cómo consigues conciliar la vida de deportista de élite con tu vida social y tu carrera profesional? ¿Recibes algún tipo de ayuda económica o de conciliación?

Siempre he compaginado mi vida deportiva con otra actividad intelectual. Me licencié en Bioquímica, estudié inglés, estuve dos años trabajando en ViiV Healthcare y ahora estoy realizando un máster de Marketing Digital. Sí, lo sé, no paro, pero al final es importante cuidar tu futuro ya que la vida deportiva es corta y siendo organizado es posible. Las ayudas económicas que recibo actualmente del deporte son becas y lo que haya firmado con mi club de atletismo.

El problema es que los clubes de atletismo viven también de la financiación pública y al final nuestro “sueldo” son ayudas públicas, que nos ingresan de vez en cuando. Dependemos de una situación social y política, dependemos de nuestros resultados deportivos, de nuestra salud, etc. Nuestra vida es pura aventura. Mejor tomárselo con alegría. Para que te hagas una idea, mi sueldo medio son unos 12.000/15.000 euros anuales, y podemos llegar a estar meses sin tener ni un ingreso derivado del deporte.

¿Por qué optaste por un crowdfunding para conseguir ir a Río? ¿Por qué necesitas ese dinero? ¿No debería proporcionártelo la Federación?

La verdad que todo es mucho más complicado de lo que parece. Para ir a Río es necesario correr en un tiempo determinado que marca el Comité Olímpico. El problema es poder encontrar una carrera buena, con atletas de mucho nivel y tú poder engancharte a ese tren para lograr la marca mínima. Para aumentar tus oportunidades es necesario salir a correr fuera de España, la mayoría de esos viajes te los financias tú. La Federación puede pagarte una liebre y un desplazamiento en carreras nacionales, pero no fuera.

Por otro lado, a pesar de ser deportista de élite, subcampeona de España e internacional esta temporada con la selección, no cumplo los criterios para poder recibir tratamiento de fisioterapia y también corre de mi parte. Al final se van sumando muchos gastos, unidos a los básicos del día a día y a los de tus estudios, a veces no es fácil y en un año olímpico siempre intentas minimizar los riesgos y las preocupaciones y poder centrarte en entrenar y rendir bien.

La verdad que nunca me había planteado entrar en un crowdfunding, pero se puso en contacto conmigo Powerade y su proyecto Olímpico me pareció bonito e interesante. Es un formato de campaña que dura 45 días, tú ofreces compensaciones a cambio y si no llegas al objetivo económico marcado se devuelve el dinero. Así que desde aquí animo a todos a poner su granito de arena y formar parte de mi sueño Olímpico  

¿Cómo ves la situación actual del atletismo en España? ¿Crees que puede mejorar o empeorar? ¿Por qué?

Hace 10 años la situación era mucho mejor que la actual, siempre se puede ir a peor, pero también a mejor. Creo que ahora que España está remontando de la crisis es un buen momento para intentar cambiar las cosas y mejorar. Veo muy importante que haya innovación, creatividad y sobre todo ganas y proactividad por parte de la Federación para intentar mover más volumen económico alrededor de nuestro deporte, y que no dependa exclusivamente de las partidas económicas del Estado. ¿Cuántas carreras populares al año hay en España? ¿Qué volumen de corredores genera? Pero, ¿qué porcentaje de estos corredores han ido a un estadio de atletismo a ver una competición de élite? Falta venderlo bien, hacer un buen business.

Tú ya tienes bastante experiencia en competiciones internacionales, ¿qué diferencias ves entre el trato a los atletas en España frente al trato en otros países?

No sabría muy bien que decirte ya que no conozco con exactitud el trato que reciben otros atletas en su país. Pero si ves que a nivel mediático en otros países los tratan de manera diferente, se mueven más noticias, y la gente se vuelca mucho, porque tienen una cultura deportiva muy grande, no se cierran a unos pocos deportes. Me estoy acordando de Carolina Klüft, una atleta sueca de pruebas combinadas (campeona mundial, Olímpica…) que la recibían en su país igual que aquí a la selección española de fútbol.

¿Cómo esperas que sea tu participación en los Juegos? ¿Cuales son tus próximas metas?

Bueno lo primero es clasificarme para los Juegos, es un reto difícil pero lo veo realista. Estoy a 9 segundos de la marca y lo que tengo muy claro es que este verano voy a dejarme la piel por intentar esa ansiada mínima Olímpica. Antes de los JJ.OO hay un Campeonato de Europa, vamos a ir a por ello.

¿Hasta cuándo tienes pensado seguir en la élite? ¿Lo dejarás por decisión propia o por las dificultades para seguir a ese nivel?

Siempre que mi cuerpo y mi salud me lo permita, seguiré en la élite. Me apasiona correr, competir y superarme a mi misma. De las derrotas creces como persona y recibes muchos aprendizajes. De momento no me pongo ninguna fecha de caducidad.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]