1Blumen XVI Irene Cruz

XVI Irene Cruz

Irene Cruz (Madrid, 1987) es una de las fotógrafas más jóvenes que exponen en el macrofestival de fotografía artística que se celebra en Madrid a la llegada de cada verano: Photoespaña. Estudió Comunicación Audiovisual en la Universidad Complutense, pasó por el afamado máster de la escuela EFTI y lleva años exponiendo en galerías, ferias y festivales de toda Europa. Ahora expone junto a Leticia Felgueroso y Sheila Pazos en la Galería BAT bajo el título Tres mujeres, tres miradas. Efectivamente, el universo de cada una de las fotógrafas es absolutamente único y personal. El de Irene Cruz es onírico, delirantemente irreal, como si hubiese congelado esos segundos borrosos y etéreos que a veces alcanzamos en los sueños. Sus paisajes son verdes y azules, manchados de sombras violáceas, de arquitecturas desconchadas, de atardeceres que se derraman entre el oro y la plata. Son aquellos lugares que deseamos que existan pero a los que aún no hemos llegado. Pero ella sí. Ella, o al menos todos los cuerpos que pudieran ser ella. Su fotografía está plagada de Irenes desconocidas. Cuerpos jóvenes y armoniosos, desnudos o con vestidos de flores, de espaldas, en lo lejos, con el pelo cubriéndoles el rostro. La ausencia de mirada los universaliza y, por un momento, piensas que tú podrías estar pisando esa carretera mojada. Saltan, siempre descalzas, y se quedan congeladas en un impulso imposible que durará para siempre. La fotografía de Irene Cruz es poesía en imágenes. ¿Cómo lo consigue?

¿Qué importancia tiene para una artista tan joven como tú exponer en el marco de Photoespaña?

Mucha más que muchísima, profesionalmente considero que la oportunidad que me ha dado la Galería BAT Alberto Cornejo, ha sido un pequeño gran impulso para mi carrera, estoy muy contenta y con muchas fuerzas de seguir trabajando. Es un honor y un reconocimiento muy grande hacia mi obra.  Personalmente estoy tan contenta que ya no sé que más decir.

¿Hoy en día, la fotografía tiene ya la misma consideración artística que la pintura o la escultura? ¿Existe un mercado de exposición y compra exclusivamente de fotografía artística?

Creo que en el mercado del arte, aún queda mucho por hacer en el campo de la fotografía; al ser un medio reproducible, el concepto de obra única en la gran mayoría de los casos se desvanece, y creo que muchas veces muchos coleccionistas tienen la sensación de que no tienen tanto valor, y por lo tanto no apuestan tanto por este tipo de obras.

También creo que influye mucho la manera que tenemos hoy en día de tratar lo que es la fotografía, como medio. Quiero ir mucho más allá de eso que se dice, se piensa: “cualquiera con una cámara puede hacer una fotografía”. Todos tenemos acceso a ella, en las redes, todos subimos nuestras imágenes para enseñárselas a los demás, para que las vean, las compartan, sin darnos cuenta muchas veces de las consecuencias. Pero es el eterno dilema de: si no se ve, no se conoce, y si no se conoce, no se vende… y la herramienta más potente que tenemos muchos artistas hoy en día de dar a conocer nuestro trabajo es internet. Y claro que hay ferias y un mercado dedicado exclusivamente a la fotografía, que creo muy necesario, y que también debe seguir evolucionando.

¿Se compra arte en España? ¿De dónde proceden la mayoría de compradores de tus fotografías –y también de los fotolibros que has compuesto con ellas?

Pues la verdad que donde más piezas he vendido ha sido en España, pero también porque es el país donde soy más conocida y en el que participo en más ferias y exposiciones. Más de la mitad de mis ventas de obra y fotolibros ha sido en este tipo de eventos. Como segundo país: Alemania, que es donde resido.

2 Urlaub VI Irene Cruz

Urlaub VI Irene Cruz

¿Practicas otras disciplinas aparte de la fotografía?

Sí, sorprendentemente muchas más de las que son conocidas. Otras de mis disciplinas predilectas son el videoarte o las performances. También dibujo y pinto, como parte de mi proceso fotográfico, como bocetos de mis futuras fotografías.

En tu fotografía, la naturaleza en armonía con ciertas arquitecturas abandonadas son más que mero paisaje, casi protagonistas ¿Cómo ideas la composición de una fotografía?

Normalmente voy a localizar los lugares que me interesan, reflexiono, dibujo, compongo y más tarde realizo las fotografías. También hay algunas que salen más improvisadas que otras, o en el shooting ves que lo que tenías pensado quizá no funciona. Es un proceso complejo que muchas veces controla una parte semi-inconsciente que sale a la luz en esos momentos, como dice mi mejor amiga y musa, especialmente cuando parece que me muero de frío en mis localizaciones invernales: “Irene es que se mete en un estado mental súper fuerte cuando hace sus fotografías”.

¿Y por qué esas chicas anónimas, siempre de espaldas, tumbadas o sumergidas en lo desconocido? ¿Eres tu propia modelo?

Quiero que la persona que contemple mis fotografías imagine, que sienta la tierra mojada bajo sus pies descalzos, que se pierda en el espacio natural y a su vez en el temporal, que reflexione atraído por el misterio de mis imágenes que parecen situarse en el punto en el que todos los opuestos confluyen, para que no se olvide del lugar de donde proviene, que sea naturaleza, porque todo es naturaleza en definitiva. Quiero que entre y sea partícipe de mi juego, que se convierta en esas mujeres, como ellas se han convertido a su vez en Irene Cruz. ¿O quizá es ella?

Toda tu fotografía está como rodeada por un aura onírica, de irrealidad… ¿Hay palabras detrás de tus fotografías? ¿Son narraciones o más bien sentimientos?

Sentimientos narrados, más bien, reflexiones. No tiene por qué estar reñido. Mis obras son un espejo de lo que pienso, de lo que creo, de lo que soy. Son mi posición frente al mundo, y las quiero como a mis hijos.

¿En qué otros artistas, de cualquier disciplina, está inspirada tu obra?

La inspiración para mí es un conjunto de impactos que se reciben, a veces se buscan, a veces son espontáneos. Puede ser una vivencia, una secuencia, un instante, una frase, una emoción, un fragmento de un poema, un color… Cuando la busco, me gusta encontrarla sobre todo a través de los libros. Leo muchísima filosofía; Simmel, Ritter, Schopenhauer, Spinoza, Heidelberg, Sennett, son algunos de mis favoritos. También recurro al cine: me gustan muchísimo Terrence Malick, Lars von Trier. Sobre todo Malick, es mi gran referente, tiene un lenguaje cinematográfico muy interesante, me fascina, creo que sus películas son muy fotográficas, y mi fotografía muy cinematográfica, y en ese punto se encuentran. En cuanto a fotógrafos me gusta mucho el trabajo de Mayumi Hosokura, Francesca Woodman, Arno Rafael Minkkinen… entre otros, podría decir muchísimos.

3 Seele V Irene Cruz

Seele V Irene Cruz

¿Qué diálogo estableces con Leticia Felgueroso y Sheila Pazos, las otras dos fotógrafas de la exposición Tres mujeres, tres miradas?

Creo que ese juego de realidad/irrealidad es el nexo de unión más fuerte en nuestra obra. Con Sheila comparto ese personaje femenino que no muestra su rostro, que juega con el entorno anónimamente. Y con Leticia está en común el concepto de paisaje emocional.

Actualmente vives en Berlín. ¿Te has mudado allí por motivos de trabajo o para desarrollar tu carrera como artista? ¿Cómo encuentras el mercado del arte alemán en comparación con el español?

Me fui a vivir a Berlín por casualidades de la vida y decisiones de estas espontáneas que tomo habitualmente por intuición, no soy de pensar demasiado las cosas, prefiero sentirlas y hacerlas. Quizá uno de los acontecimientos más importantes fue ser seleccionada por la Kunsthalle de Berlín en abril de 2013, y un par de exposiciones que me salieron a raíz de ésta. Desde que vivo en Berlín, me doy cuenta de que no tiene nada que ver con el resto del país. Aquí el arte está en todos los rincones de la ciudad, a la orden del día, todo es mucho más libre creativamente hablando. Tienes libertad casi de hacer lo que quieras cuando puedas y seguramente con poco que te muevas encontrarás donde exponerlo. Hay miles y millones de oportunidades y convocatorias.  Eso por un lado, por otro, entrar en el circuito de las grandes galerías es tremendamente inaccesible. Y más en fotografía, encuentro Alemania demasiado purista en ese sentido: lo que más veo es fotografía en blanco y negro histórica (Bárbara Klemm, Sebastiao Salgado…) o fotografía fashion-artística como puede ser la de Eugenio Recuenco. Lo más importante de todo es trabajar duro y ser bueno para destacar, hay que moverse, hacer contactos, saber idiomas, presentarte a convocatorias. Sea aquí o allí todo está en manos de uno mismo.

Con la fotografía digital, el photoshop, Instagram… cualquiera se cree fotógrafo ¿Pero qué talento y recursos necesita un auténtico fotógrafo?

Todo el mundo tiene un papel y un lápiz en casa, y puede dibujar. Todo el mundo tiene un teléfono móvil y “sabe” fotografiar; pero no creo que esa sea para nada la clave, ser artista no es tener una buena herramienta. No es el medio, sino unas ideas, lo que se quiere transmitir, la pasión al contarlo, el estilo al hacerlo, claro – sea el medio que sea- el arte es la búsqueda, y no el resultado final, ese resultado final es importante que sea reconocible estéticamente, pero, lo que realmente vale, es el universo que hay detrás.