“La Sierra convulsa. Guerra civil y primer franquismo al norte de Madrid” / Editorial Círculo Rojo

“La Sierra convulsa. Guerra civil y primer franquismo al norte de Madrid” / Editorial Círculo Rojo

Tarde de viernes, el viento helador de Guadarrama cala hasta los tuétanos por las viejas callejuelas del la serrana localidad madrileña de Torrelaguna. un municipio de apenas 5000 habitantes que se confunde entre las estribaciones de la Sierra Norte de Madrid y la Campiña Alta de Guadalajara, encajonado en el valle del curso alto del río Jarama.

Minutos antes de una nueva presentación por los pueblos de la comarca, El Acróbata se encuentra en el hall del centro cultural de la villa con Roberto Fernández Suárez, Historiador y Doctor en Antropología por la UNED, donde desempeña su labor docente como profesor adjunto en el Departamento de Antropología Social y Cultural y con Juan Ignacio Vasco Encuentra, Licenciado en Derecho y coautor de La Sierra Convulsa: Segunda República, Guerra Civil y Primer Franquismo al norte de Madrid junto con Fernando Colmenarejo García, Antonia corona Bartolomé, Carmen Sáenz de Miera Santos y el propio Roberto, editado por la editorial Círculo Rojo.

-Pregunta: ¿Cómo surgió el proyecto?

-Roberto Fernández: “La Sierra Convulsa” es la continuación de un primer libro escrito en 2009, Los primeros proletarios, un estudio sobre la huelga de 1934 en Colmenar Viejo. Acabamos el libro con muchísimos datos y nos pareció que era el momento de aprovechar toda esa nueva documentación abriendo el espectro a la Sierra Norte de Madrid. Por sus similitudes y diferencias entre sí, escogimos cuatro pueblos sobre los que centrar nuestro estudio: Colmenar Viejo, Torrelaguna, Rascafría y Bustarviejo. Bien es cierto que en el libro también se tratan hecho acaecidos en otros municipios de la comarca.

Se trataba de dar luz sobre esta parte de la Historia de la Sierra de Madrid.

-P: ¿Cuál era vuestro objetivo principal?

-Juan Ignacio Vasco: El objetivo principal era dar a conocer una parte desconocida de la Historia de esta zona de Madrid, tratando de utilizar todas las fuentes documentales a nuestro alcance, tanto acceso a archivos como entrevistas a familiares directos. Se trataba de dar luz sobre esta parte de la Historia de la Sierra de Madrid.

-P: ¿Cuáles han sido las principales dificultades metodológicas que os habéis encontrado?

-R.F.: Dificultades metodológicas no hemos tenido casi ninguna porque este campo de estudio era nuevo. Se trata de un libro pionero, el primer estudio general sobre este periodo en la Sierra de Madrid. A nivel metodológico hay que tomar los sumarios de los consejos de guerra “con pinzas”, someter las fuentes a una rigurosa crítica, ya que contienen información sacada de un contexto muy duro, con testigos y prisioneros sometidos a una gran tensión. Incluso la Causa General, documentación de la administración franquista con un marcado carácter propagandístico, nos proporcionó información válida para nuestra investigación tras ser debidamente filtrada.

-P: ¿Os encontrasteis con otro tipo de dificultades, en el acceso a los fondos de los archivos?

-J.I.V.: No, afortunadamente no. Con la Ley de Memoria Histórica se abrió el Archivo Histórico de la Defensa y hemos podido consultar todos los sumarios, además, cualquier persona puede acceder identificándose previamente.

Estos foros han resultado ser tan bonitos o más como haber escrito el propio libro.

-P: ¿Cómo ha sido la aceptación del libro en las presentaciones de otros municipios?

-J.I.V.: La verdad que no hemos tenido ninguna “mala” crítica. Hemos tenido un poco de todo, pero lo cierto es que ha sido muy gratificante, parece que la gente está abierta. Una vez se comienza a hablar de este asunto los asistentes se anima a compartir sus vivencias y a preguntar. Estos foros han resultado ser tan bonitos o más como haber escrito el propio libro.

-R.F.: La verdad que no hemos tenido ningún problema, ya veremos hoy aquí en Torrelaguna. Todo depende del libro que veas, si el libro es objetivo pues ya está, en eso consiste la Historia, tú lo sabes que eres historiador (risas). Ahí está la cosa. La gente que no nos conoce puede acudir con cierto recelo, pero cuando ve cómo lo explicamos se disipa cualquier tipo de prejuicio. Es lo que ha dicho Juan, hemos tenido mucho apoyo en el libro, prueba de ello es su segunda edición.

-P.: Esa era la siguiente pregunta, ¿os esperabais en menos de un año sacar a las librerías una segunda edición?

-J.I.V.: Yo, sinceramente, no. Roberto y Fernando eran los más optimistas. Nuestra principal misión era tratar el tema y divulgarlo, por eso el precio -18€ en la presentación-, todo el mundo nos lo dice: “¡si es un libro que puede costar el doble!”. Creíamos que nos íbamos a quedar en los 300-350 ejemplares vendidos. Nuestra sorpresa es que hemos vendido más de 400 libros y que hemos ido a una segunda edición, todo desde un punto de vista superromántico, financiado por nosotros. Pensaba, sinceramente, que había dinero que se iba a quedar a fondo perdido, lo asumíamos.

-P.: ¿Tenéis proyectos similares en marcha o en mente para un futuro?

-R.F.: No, ahora no. El estudio comenzó en 2009 y se alargó hasta 2015 en que fue publicado, 6 años de trabajo. Es un libro de más de 800 páginas y ahora estamos en la fase de promoción por los pueblos de la Sierra Norte. La semana que viene vamos a ir a Manzanares el Real, la presentación será el 4 de marzo a las 19:30 h. en la Casa de la Cultura, unos días después iremos a Hoyo de Manzanares. La verdad que ahora no estamos pensando en nada más. A mí personalmente la continuación histórica, el franquismo, es un periodo que no me interesa para nada.

Ha dado visibilidad a mucha gente que no la tenía

-P.: ¿Qué creéis que aporta vuestro estudio al panorama historiográfico actual?

-J.I.V.: Con independencia de ser un estudio bastante riguroso, creo que ha aportado una visión más antropológica que histórica y ha dado visibilidad a mucha gente que no la tenía. Como novedad, se destinan más de 100 páginas a personajes que son conocidos por sus familiares, no grandes figuras de la Historia General, algo que se está comenzando a hacer en trabajos similares.

-R.F.: Estoy recordando las palabras de Julián Vadillo, de la Cátedra de la Memoria Histórica de la UCM, famosa últimamente por el tema de Madrid, y dijo que “este libro era muy bueno, que en Historia, y sobre todo de la Guerra Civil, se escribe mucho libro pero no todos son buenos”. Él lo considera un buen libro y con eso me quedo. Nuestro trabajo está abierto a muchos campos, algunos inéditos, como la visión de gran parte de la población republicana en la retaguardia de esta zona que era más de “derechas” que de “izquierdas”. Creo que es un tema que no se había estudiado mucho, parece que a los historiadores no les han interesado las técnicas de supervivencia de esta población en este contexto.

Todo el mundo debe opinar, todo el mundo debe tener una idea, pero debe partir del conocimiento

-P.: Para terminar, ¿qué opináis de polémicas surgidas en torno a temas sensibles de la Historia, como la aplicación de la Ley de la Memoria Histórica al callejero de Madrid, o la reedición de Mein Kaumpf en Alemania?

-J.I.V.: Todo el mundo debe opinar, todo el mundo debe tener una idea, pero debe partir del conocimiento. Para poder criticar una cosa primero tienes que haberla leído, si tú quieres criticar no se pueden hacer, creo yo ¡eh!, ataques gratuitos. Hay críticas que se han hecho a la Cátedra de Memoria Histórica que considero arbitrarias sobre temas que no son ciertos, con independencia de que luego haya cosas que puedan ser más o menos aceptables. Todo el mundo debe tener opinión pero con el máximo respeto y, parece mentira tener que recordarlo, con mucha educación.

-R.F.: Cuando la historiografía aborda un tema complicado se tuercen las cosas, y sobre todo cuando son utilizados como mecanismos para influir políticamente. Si quieres, acabo con esto: te recomiendo el libro Vecinos, de Jan T. Gross, historiador polaco que en 1968 se exilió a  EE.UU. víctima de las purgas soviéticas. El libro trata sobre el pogromo de Jedwaubne que durante décadas la historiografía nacionalista polaca atribuyó al avance del ejército nazi hacia Rusia. En él, Gross demuestra que los artífices de la matanza de esta comunidad judía fueron los propios polacos. El actual gobierno de Polonia, con una mentalidad muy conservador, casi de extrema derecha, ha condenado al libro y a su autor, amenazándole con interponer una querella en Interpol por desacato al honor y la autoridad polaca si se dispone a abandonar EE.UU. Bajo ese punto de vista soy bastante pesimista, hay una tendencia en Europa en que las ideas viran hacia la derecha y extrema derecha. Está el tema de Mein Kaumpf, que no sabemos a dónde va a ir a parar. La gente se lo va a leer y se lo va a creer, ya veremos dónde va a parar, está por ver qué puede pasar.