Pie de foto: Chris Pratt, imagen promocional de Jurassic World. 

 

Tras ser rechazado durante las audiciones para protagonizar Avatar así como para ser la estrella de la nueva saga de Star Trek, Chris Pratt ha vivido en los últimos años un cambio radical en su carrera que le ha llevado a ser el nuevo chico de moda en la industria del cine norteamericano.   Entre 2014 y 2015, Chris Pratt habrá protagonizado tres de las películas más importantes a nivel blockbuster –término utilizado para referirse a aquellas películas cuya promoción comercial está destinada a arrasar en las taquillas de Estados Unidos y del resto del mundo-: The Lego Movie (en la que dobla al protagonista), Guardianes de la Galaxia y Jurassic World.

Chris Pratt empezó a labrar su carrera como actor participando en la serie Everwood, cuyo calado en la audiencia estadounidense fue notable durante las cuatro temporadas que permaneció en antena. Dejaba una serie familiar para participar durante una temporada en aquel fenómeno adolescente llamado O.C. Mientras tanto compaginaba sus papeles en la televisión con pequeñas actuaciones en películas de bajo nivel. Su gran paso sería el fichaje por Parks and Recreation; pese a que la idea inicial sobre su personaje, Andy Dwyer, estaba pensada para ser, únicamente, un papel esporádico durante la primera temporada,  Chris Pratt acabaría por ser un fijo de esta sitcom desde el 2009 hasta el 2015, cuando terminó tras siete temporadas.

Chris Pratt se convertía, con ayuda de muchas horas de gimnasio, en un héroe de andar por casa con aires fanfarrones, un prototipo que sigue enganchando al espectador del cine con palomitas.

starlord_opt

Cartel promocional de Guardianes de la Galaxia, con Chris Pratt de protagonista.

Esta serie cómica de culto, que nunca ha llegado a dar el salto a España, sigue los pasos de The Office, narrando en un formato de falso documental el día a día de una oficina en el gobierno de Pawnee, ficticia localidad de Indiana. Andy Dwyer, su personaje en la serie, es un rechoncho y bobalicón aspirante a cantante. Rechoncho hasta la sexta temporada donde sorpresivamente Chris Pratt presenta un cambio físico espectacular. La explicación es sencilla: había sido elegido para protagonizar la nueva gran apuesta de Marvel tras Los Vengadores: Guardianes de la Galaxia. Junto a actores como Bradley Cooper o Zoe Saldana, esta cinta sobre descarrilados intergalácticos que unían fuerzas para combatir a un mal superior con dosis de humor y chascarrillos continuos consiguió más de 700 millones de dólares en recaudación tras haber sido estrenada en verano. Chris Pratt se convertía, con ayuda de muchas horas de gimnasio, en un héroe de andar por casa con aires fanfarrones, un prototipo que sigue enganchando al espectador del cine con palomitas.  El éxito de la película precedió a la confirmación del desarrollo de la saga que verá su segunda parte en los cines en el verano de 2017.

Cabe señalar que, al margen de las protagonizadas, se ha podido ver a Chris Pratt durante los últimos años en papeles secundarios de películas con una gran crítica general como Her o La noche más oscura. Pratt celebraba sus éxitos junto a su esposa, la también actriz Anna Faris –conocida por ser la protagonista de la saga de películas de Scary Movie– cuando saltaba la noticia: Hollywood, en su intento de recobrar el prestigio pasado, apostaba de nuevo por una de sus antiguos símbolos, Jurassic Park, cuya cuarta entrega se llama Jurassic World y está protagonizada por Chris Pratt.

La crítica espera con las garras afiladas el estreno veraniego de la temporada. Su éxito en la taquilla se da casi por garantizado. La campaña de publicidad, con tráiler incluido en la Super Bowl, así como el sistema viral utilizado en su página web, son prueba de ello. Mientras tanto, otro huracán sacudía los estudios norteamericanos así como Twitter y demás redes sociales. Disney, tras relanzar la saga de Star Wars, se ponía otra saga histórica entre ceja y ceja: Indiana Jones. Dichos rumores, que todavía no han tenido confirmación oficial, hablan de un reboot en toda regla –reinicio de la saga- que no contaría con la participación como protagonista de Harrison Ford, quien ahora mismo se encuentra recuperándose del accidente de avioneta acaecido hace unas semanas.  La indignación generalizada sobre la posibilidad de sustituir al propio Indiana se torna en expectación cuando el nombre que más fuerza cobra para hacerse cargo del mítico arqueólogo aventurero es Chris Pratt. Sin embargo, todavía no están las cartas puestas sobre la mesa.