Sí, ya han quedado para la historia como los dos actores que tenían que dar el premio a la mejor película del año y la cagaron. Sus rostros confundidos mientras daban el premio, sus gestos y su posterior actuación les perseguirá de por vida pero Faye Dunaway y Warren Beatty tienen una carrera detrás que hace que se merezcan mucho más que un respeto.

Podría ser muy injusto si estos dos actorazos que marcaron una época en el cine de Hollywood se acabasen quedando en la memoria con este recuerdo aciago y confuso que fue la última gala de los Oscar. Aunque viendo cómo se recuerda a las personalidades hoy en día no sería demasiado complicado.

Warren Beaty y Faye Dunaway en la gala de los Oscar

Warren Beatty y Faye Dunaway en la gala de los Oscar

Bonnie y Clyde

Para quién no lo sepa o no tenga un gran conocimiento sobre la materia Warren Beatty y Dunaway fueron los Bonnie y Clyde que convirtieron la historia de estos dos ladrones del medio oeste americano en leyenda. No era casualidad que ambos fuesen a dar el mayor premio de la noche de los Oscar sino que esta pareja de actores es parte de la historia del cine y se conmemoraba el 50 aniversario de este film tan clásico.

Muchos jóvenes, o no tan jóvenes, puede que no se acuerden, pero el papel que hicieron ambos actores en aquella película de 1967 hizo historia. No tuvieron problemas con los sobres ni con los papeles, sin embargo marcaron un hito que se ha repetido hasta la saciedad en nuevas adaptaciones de la historia. Y 50 años después sigue recordándose.

El estilo de la pareja, su relación afectiva, su vida centrada en el ‘Carpe Diem’ y el papel central del coche en la película revolucionaron el cine y, dirigidos por Arthur Penn, la pareja de la que ayer se rió hasta el apuntador consiguieron que este film ganará dos premios Oscar, dos BAFTA y se colara entre las mejores películas de la historia de Hollywood. Es un clásico en toda regla.

Pero bueno, uno puede pensar que ese hito no es para tanto comparado con el error garrafal de la madrugada del lunes pero es que ni mucho menos sus carreras se quedaron ahí. Uno no llega a entregar el premio más esperado del año con haber hecho solo un buen papel.

Carrera posterior

Faye Dunaway se convirtió en una de las ‘femme fatale’ más importantes de la historia y  junto con Marlene Dietrich, Barbara Stanwyck y Lauren Bacall. Hizo papeles del nivel de Network por el que ganó su primer y único Oscar como mejor actriz (estuvo nominada otras dos ocasiones por Bonnie y Clyde y por su papel Chinatown), se hizo también con tres Globos de Oro, un Emmy y un BAFTA.

Fue una de las figuras más icónicas de Hollywood durante las décadas de los 60, 70 y 80, e incluso en los 90. Y sí, se merecía estar ahí para decir La, La, Land o Moonlight y tiene un bagaje que le permite hasta escaquearse después.

Por su parte Warren Beatty, el gran señalado del error histórico tampoco se quedó solo en el papel de Bonnie y Clyde sino que fue mucho más allá. Fue muy popular por sus papeles de seductor y guaperas en varias películas de los años 60 y 70 cosechando nominaciones y premios pero su gran fuerte estuvo en su paso a la dirección.

Su película Heaven Can Wait fue un auténtico exitazo en 1979 y ganó dos Globos de Oro por ella aunque el Oscar tuvo que esperar hasta 1982 con su película Red con la que se alzó como Mejor Director. En total tiene 2 Oscar y 15 nominaciones, 6 Globos de Oro y 19 nominaciones. 

Así que nada, antes de seguir riéndote con el fallo garrafal de los actores en el 50 aniversario del clásico Bonnie y Clyde recuerda que los dos protagonistas del momentazo marcaron la historia del cine mucho antes.