082782

Fotograma de El Informe Pelícano, con Denzel Washington y Julia Roberts.

 

“Parecía incapaz de crear tal caos, pero gran parte de lo que presenciaba en la calle era culpa suya. Y le parecía bien”

John Grisham quedó terriblemente afectado al enfrentarse a “su gran caso”, como él mismo relató más adelante. Ni siquiera era el abogado del juicio, él simplemente estaba en la corte de Hernando, Misisipi, empezando su carrera política por el Partido Demócrata, tras varios años dedicados al Derecho Civil en su recámara. Corría el año 1984 y la sala atendió entre lágrimas el relato de una joven que sólo cumplía doce primaveras, relató cómo había sido violada por un grupo de hombres.  Grisham comentó años después que prácticamente todo el jurado rompió a llorar por la terrible historia que contó la pequeña. El entonces abogado y político se vio profundamente afectado por el caso, sólo pudo desinhibirse escribiendo sobre él. A falta de explicaciones, Grisham buscó consuelo en la ficción, si no existían verdaderas respuestas: ¿por qué no crearlas? Durante tres años, en sus ratos libres, acabó por escribir Tiempo de matar.  A penas consiguió vender más de 5.000 ejemplares en su primera tirada. Pero a John Grisham ya le había picado el mosquito.

A partir de los 90, dejó de lado su faceta en la abogacía y la política para centrarse en las letras. Aunque nunca se separaría del todo de sus primeras pasiones, ya que sus novelas fueran carne de trepidantes historias en la que el Derecho y los entresijos de las altas esferas eran partes esenciales de la temática. Con un ritmo de casi una novela al año, la gran mayoría de ellas Best sellers, no sería hasta el año 1992 cuando daría un definitivo golpe sobre la mesa. Se publicaba El Informe Pelícano convirtiéndose, casi al instante, en un clásico de la novela de intriga. El asesinato de dos jueces del Tribunal Supremo, sin aparente explicación política lógica, supone el punto de partida de uno de los libros más voraces de su género. Grisham se convirtió –y el Informe Pelícano es el claro modelo-  en una máquina de crear best sellers. Asesinatos, intriga y derecho en dosis suaves y entendibles son los elementos básicos que engloban su literatura, fabricando casi de manera insultante libros perfectos para devorar en la playa.

2n69c3c

Portada de El Informe Pelícano.

Tan sólo un año después de la publicación de El Informe Pelícano, se puso estrenó la versión en cine protagonizada por una estrella emergente como Julia Roberts en el papel de Darby Shaw, la ingeniosa estudiante de derecho que desarrolla una en teoría alocada e inverosímil hipótesis sobre quién pudo realizar los asesinatos. Su informe va subiendo de escalafón al llegar a las manos del FBI y Darby acaba por tocar a la mismísima Casa Blanca, poniendo su vida en peligro. En su desesperada lucha a contrarreloj para demostrar la verdad y salvar su propio pellejo contará con la ayuda del prestigioso periodista del Washington Post Gray Grantham, Denzel Washington encarnó al reportero. La cinta consiguió lo mismo que proponía el libro, entretener y proporcionar intriga al espectador o lector. En ese momento, la novela ya había superado los diez millones de ventas en Estados Unidos, siendo la primera de la historia en hacerlo.

El nombre de John Grisham figura junto a otros colosos de las ventas como Tom Clancy, J.K Rowling o Dan Brown.  Más de treinta libros publicados, la mayoría de ellos centrados en la temática de thriller legal/político, sumando otros tantos éxitos. La lista de sus novelas llevadas al cine o a la televisión es también sumamente amplia, once películas se han hecho inspiradas en su obra –una de ellas, La granja, estrenada sólo en televisión- y otras tres se encuentran en producción o todavía no se han estrenado. Una de las películas con más repercusión, junto a  El Informe Pelícano, fue la obra que tanto le inspiró, Tiempo de matar, estrenada en 1996. Con la interpretación de Matthew Mcconaughey como el abogado protagonista y Samuel L. Jackson haciendo del trágico padre que decide matar a los violadores de su hija de doce años, la cinta recibió críticas más que positivas. La fuerza de la historia, complementado con un gran elenco que incluía a secundarios como Donald y Keifer Sutherland, Sandra Bullock o Kevin Spacey, acabó por generar grandes críticas.

Durante los últimos años, compaginado con sus novelas habituales, John Grisham ha publicado diferentes episodios de una serie de novelas de intriga juvenil protagonizadas por Theodore Boone, un jovencísimo entusiasta del derecho que se ve inmerso en las investigaciones de diferentes crímenes. Grisham quiso optar así al público más difícil, pero más agradecido, del panorama literario, los niños entre ocho y trece años. De momento la saga se compone de cinco novelas y no parece que vaya a cesar.