Una de las imágenes a etiquetar en este nuevo proyecto / Difracto

Una de las imágenes a etiquetar en este nuevo proyecto / Difracto

Cuando aquel 12 de junio de 2011 la ‘AcampadaSol’, el icono más representativo del 15M, aunque no el único, se levantó de aquella plaza que estaba tomada por los indignados desde hacía casi un mes, muchos creyeron que aquel movimiento que tanto revuelo había levantado en todo el mundo había acabado. El PP había ganado las elecciones autonómicas de forma aplastante, el calor sofocante acechaba la zona y cada vez había más problemas internos en el lugar, todo apuntaba a que la vida de ese movimiento tocaba a su fin. Pero lejos de quedarse ahí, se empezó poco después a ver que los que vaticinaban ese fin habían entendido muy poco de aquel movimiento espontáneo y cambiante.

Las redes sociales y las asambleas en los barrios fueron creando una red de memoria y supervivencia del 15M que convirtió los recuerdos de aquellos días de asambleas y tiendas de campaña en una especie de memoria colectiva que dura hasta nuestros días. Se crearon herramientas para archivar y no perder aquella ingente cantidad de información que significó el mes de mayo de 2011 y nacieron grupos como el que creó la 15Mpedia, una suerte de Wikipedia del movimiento que atesora miles de documentos, fotos, sonidos… Archivos de todo tipo, de aquellos días, y lo más sorprendente es que sigue creciendo, siempre colectivamente.

El último gran movimiento de este archivo colectivo online llegó hace poco y está aún más vivo desde hace apenas unos días. Uno de aquellos grupos nacidos en los días de florecimiento del 15M, @Fotospanishrevolution donó a 15Mpedia un archivo documental con más de 3.500 fotos de aquellos instantes, un banco “muy valioso para la wiki”, según nos cuentan desde el grupo que la gestiona, pero que tenía un problema, y es que, en el mundo en internet, sin etiquetas los documentos se convierten en agujas en un pajar, nadie salvo los mismos que las cuelgan pueden encontrarlos sin pasar horas buscando e incluso ellos mismos pueden llegar a perderlos. Ni cortos, ni perezosos, los archiveros volvieron a llamar al colectivo de la red buscando la ayuda de aquellos a los que el movimiento había “despertado” como decía aquella placa de Sol que ahora el gobierno de Ahora Madrid intenta recolocar a los pies del caballo de Carlos III “Dormíamos, despertamos”. “Hace unos meses nos contactaron desde @FotoSpanishRevolution con la intención de aportar varios miles de fotos a 15Mpedia, y ahí comenzó todo. Son fotos muy buenas, y Creative Commons, es un gran fondo documental para el wiki. Lo que sucede es que las fotos no tenían #tags que describieran lo que aparece en ellas”, explican desde la plataforma.

Ante tal problema decidieron acudir a la red social viral por excelencia, Twitter, y han creado un perfil que va colgando cada imagen donada con algunos datos sobre el lugar, la fecha y el autor a la espera de que uno de esos ojos de quincemeyistas dé sus memorias en formas de tag para poder seguir construyendo ese gigante puzzle de recuerdos indignados que parece que nunca descansa. “Lanzamos este proyecto (que es un subproyecto experimental de 15Mpedia) para etiquetar colaborativamente las fotos, usando Twitter por la comodidad que da el poder participar desde aquí”, explican mientras comentan que como todo, la idea vino de un usuario externo a la herramienta, @SunriseAttheSky, y parece que tuvo muy buen ojo. “En apenas un mes hemos conseguido etiquetar más de 500 fotos”, cuentan orgullosos, y eso que aun el proyecto está en un momento muy temprano. La cuenta de Twitter donde cuelgan las imágenes (@15mpedialabs) cuenta apenas con unos 40 seguidores en Twitter y la propia wiki no sacó un post sobre el proyecto hasta hace un par de días. ¿Cómo han conseguido entonces tantas etiquetas? La magia del 15M, parece ser.

De la plaza a lo más puntero de la red

Proyectos como la 15Mpedia demuestran el nivel o el alcance de aquellas concentraciones que iban mucho más allá de unos cuantos “perroflautas” concentrados en una plaza discutiendo de un mundo idílico. Su manejo de Internet se vio muy pronto, pues fue en la red donde emergió el movimiento y, posteriormente, tras la salida de las plazas, es donde más se ha conservado con grandes proyectos como el citado aunque no habría sido posible sin la cantidad de información creada sobre el terreno. “La documentación del movimiento 15M se llevó a cabo desde el primer minuto por una gran cantidad de personas y en todos los formatos posibles. Se recogió el sonido ambiente de las manifestaciones a través de micrófonos, hubo quienes grabaron en vídeo el transcurrir de los días y las distintas acciones mientras otras personas plasmaban en formato texto las actas con las decisiones de las asambleas. Pero seguramente el formato más utilizado y extendido fue el fotográfico”, cuentan en la web de 15Mpedia. Han llegado incluso a crear un Lab, para encargarse de proyectos como el del etiquetaje, y otras herramientas potentes de forma totalmente colaborativa y con código libre, algo a la altura de grandes empresas o grupos a nivel mundial. Una nueva forma de trabajar y reunir información que hace de la colaboración su base y su fuerza. Parecen seguir la máxima de Galeano: “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo pequeñas cosas, puede cambiar el mundo”.