the-legend-of-johnny-cash-50adf65c10810

Portada del disco ‘The legend of Johnny Cash’.

Una de las citas musicales populares más típicas que se pueden encontrar por los extraños, increíbles e interminables mundos de internet dice algo así como “Cuando Johnny Cash hace una versión de tu canción, esa canción ya no será tuya nunca más”. Perdida dentro del anonimato de la red ésta frase reconoce uno de los mayores méritos que ‘The man in black’ acarreó en el final de su carrera, poner el sello propio en versiones de canciones exitosas –y no exitosas- de otros compañeros musicales. Conectó así con un público más joven y alejado, al menos presuntamente, del country que le puso a la altura de Elvis en los Estados Unidos de los setenta. Nine Inch Nails, grupo de metal industrial con largo recorrido, sufrió ésta máxima como los que más después de que Cash versionará en el 2002 su canción ‘Hurt’. El resultado fue sencillamente demoledor. Aquella estrella del country realzaba los últimos años de su carrera con un tema perfecto que narraba la agonía que sufrió en una convulsa vida llena de excesos con las drogas. La redención a toda una vida en forma de canción y ni siquiera la había compuesto él.  El potente videoclip incluye las imágenes de un Johnny Cash mayor sentado en una silla mientras las imágenes de su juventud se suceden.  

No sería la única que Cash acabaría por versionar, junto a U2 trabajó en la canción ‘The Wanderer’, pero previamente había grabado con su particular estilo la pletórica ‘One’. Dicho éxito también fue regrabado por la banda irlandesa tiempo después de su lanzamiento en una nueva versión con Mary Jane Blige.  Johnny Cash también ‘hizo suya’ una histórica canción de la banda rock electrónica Depeche Mode, ‘Personal Jesus’, que también fue versionada por el siempre polémico Marylin Manson. Este último también encabezó las tradicionales listas de canciones del momento con un clásico reversionado como ‘Sweet Dreams’ originalmente grabado por Eurythmics.

Dentro de las versiones más históricas y reconocidas de la Historia de la música está ‘All Along the Watchtower’. El genio de la guitarra Jimi Hendrix hizo una extraordinaria cover que ha sido utilizada además en grandes momentos de la cultura moderna. Sin embargo, y quizás para sorpresa de algunos, su firma no está en la autoría, ya que ésta pertenece a otro icono de la música como Bob Dylan. A Dylan además le versionaron otro de sus clásicos, ‘Like a Rolling stone’, como no podía ser de otra manera los Rolling Stones protagonizaron –y protagonizan en directo en sus shows- una versión del tema.

Versiones por descubrir

La banda sueca The Knife, centrado en la electrónica pop, protagoniza una de esas covers escondidas y que suponen auténticas joyas. Su canción ‘Heartbeats’ trasciende en una especie de pesadilla epiléptica  pegadiza que adquiere fuerza por su estilo y espectacularidad. El también sueco, pese a su nombre latino, José González, la convirtió simplemente con la ayuda de una guitarra acústica en una delicada balada que ha pasado a ser la joya de la corona en sus actuaciones.

Del género patrio, algunas de las canciones más míticas que se llevan escuchando, versión a versión, desde hace décadas, también son grandes covers, aunque todavía el público no sepa distinguir de quién es la firma que debe aparecer en la autoría.  No suele saberse que, por ejemplo, el gran éxito que en su momento publicó Luz Casal, ‘No me importa nada’, tiene su original firma en Pancho Varona, una de las dos patas de la mesa de Joaquín Sabina. O que ‘Aunque tú no lo sepas’, reversionada por numerosos artistas como Dani Martín, se le atribuye al mágico Enrique Urquijo, aunque realmente sólo cambian apenas dos palabras de la original, firmada por otro Enrique, Quique González.