Mitin de Pedro Sánchez / Emiliano García Page

Mitin de Pedro Sánchez / Emiliano García Page

Cuando Pedro Sánchez llegó al frente del PSOE su barco era poco más que una gran estructura a la deriva lastrado por el mal final del gobierno de Zapatero, los problemas en Andalucía y el crecimiento brutal del Partido Popular a su costa. No contaba con casi poder autonómico y su oposición cada vez estaba más en entredicho, así que ha tenido que remodelar todo su edificio y casi empezar de cero. Esta remodelación es fácil de ver en el programa para estas elecciones generales del 20D, una remodelación que intenta mantener lo bueno que tenía el partido de Zapatero y darle un nuevo aire a todas las medidas y todos los principios con el objetivo de actualizar el partido a los tiempos que corren. Entre esas medidas se pueden ver la estricta lucha contra la corrupción, la europeización, la importancia que se le da a los emprendedores o el intento de apostar por la cconomía digital. Pero una de las medidas estrella, según se puede leer en el programa, parece ser el concepto Economía 4.0. que va desde la reindustrialización a la reorientación del trabajador (capital humano) hacia el mercado del futuro. Ahí queremos poner la lupa.

“La cualificación de los recursos humanos es la base de la productividad pero no está garantizada solo por alcanzar un título educativo. Importan la cantidad y calidad de los conocimientos y también las competencias, destrezas y habilidades adquiridas para el desempeño productivo de las ocupaciones”, explica el PSOE en su apartado: Capital Humano para la Economía 4.0. Estas palabras sirven como introducción para las propuestas que vienen a continuación y que se centran en un punto común. La Formación Profesional. Parece que el partido de la rosa ve en la FP el futuro de la juventud aunque el mismo Pedro Sánchez reprochó al presidente del Gobierno que el ministro de Educación de España dijese que sobraban universitarios. “Es necesario aumentar la tasa de población con cualificaciones medias: El incremento de la cualificación no podrá basarse en un crecimiento continuado de las cualificaciones superiores”, aseguran los socialistas en el programa.

FP, LA ALTERNATIVA

Según explican en su programa, los socialistas buscan en la FP la forma perfecta de reorientar a los futuros trabajadores como un sistema flexible y muy adaptable que debe dar salida a todos los jóvenes que quieran trabajar en la España del futuro. Para eso, lejos de dejar la cosa como esta, quieren aumentar el número de grados y de plazas para hacer más atractiva esta salida a los jóvenes que suelen ver la FP como una salida menor o como una segunda opción tras la universitaria o similar. El PSOE quiere convertir la FP en la élite de sus programas de empleo juvenil.

“Especialmente se priorizarán acciones formativas extensas en aquellos sectores de alta empleabilidad o vinculados a actividades emergentes”

“Aumentar el número de plazas de formación profesional de grado medio en al menos 200.000. Incentivaremos la oferta pública de plazas que responda a las necesidades derivadas del nuevo modelo de crecimiento inteligente, sostenible y cohesionado. Especialmente se priorizarán acciones formativas extensas en aquellos sectores de alta empleabilidad o vinculados a actividades emergentes, todo ello de acuerdo a los estudios y prospecciones del mercado de trabajo que realicen los Observatorios de los Servicios Públicos de Empleo”, así definen su plan de FP los socialistas. Quieren una Economía 4.0 en el que la FP sea una salida más que válida y puntera, aunque no definen cuánto costará este programa ni al nivel de inversión que llegarán para cambiar la formación en todo el país.

COLABORACIÓN PÚBLICO-EMPRESA

Otro de los puntos clave del programa del PSOE es la colaboración entre lo público y la empresa en muchos de los sectores, en la formación del capital humano para la economía del futuro, entre otras. Para conseguir una mejor colaboración, apuestan por que la empresa y las instituciones públicas colaboren constantemente para que los trabajadores salgan lo más preparados y orientados a su profesión posible. “Promover en colaboración con todas las empresas y con las administraciones públicas un plan de formación específico de todo el profesorado, que permita la actualización de sus competencias, el dominio de las nuevas herramientas profesionales y el desenvolvimiento eficaz en los nuevos entornos productivos”, explican desde el partido.

Promover en colaboración con todas las empresas y con las administraciones públicas un plan de formación específico

Por lo que se ve la idea del PSOE para formar a los jóvenes trabajadores del futuro viene de la mano de políticas más liberales en las que el joven salga del centro de estudios con una profesión clara y específica con la idea de poder así ofrecer a las empresas trabajadores sin el hándicap de la poca experiencia que ahora alegan los empleadores. A cambio parecen perder importancia los estudios humanísticos, o menos “productivos, pues no tendrían hueco en el tejido empresarial ni servirían mucho para la idea de la Economía del futuro que defiende el PSOE. “La formación profesional está llamada a desempeñar un papel estratégico imprescindible en la mejora de la productividad de las empresas españolas y será un factor clave en el desarrollo del nuevo modelo productivo”.