_MG_3547 (FILEminimizer)

Luis Alegre Zahoreno, secretario general de Podemos en Madrid / Alejandro Martínez Vélez.

Primera mañana de campaña en la sede de Podemos. Pocas horas antes, se abría el tiempo electoral con la pegada de carteles a la que asistieron Pablo Iglesias e Iñigo Errejón para arropar a José Manuel López. Lo hicieron en Hortaleza, el barrio de toda la vida del candidato a presidir la Comunidad de Madrid. Ni los nervios ni las señales de cansancio, que probablemente acaben por aparecer en los rostros de los miembros del partido según se acerque el 24 de mayo, se dibujan en la cara de Luis Alegre Zahoreno, el secretario general de Podemos en Madrid. Este profesor de Filosofía de la Complutense formó parte del partido desde su nacimiento. Una vorágine de actos, reuniones y entrevistas que le han obligado, muy a su pesar,  a dejar “de leer a Kant o a Hegel”. Sin embargo responde tranquilo y firme a las preguntas sobre la situación que reflejó el CIS –anunció una caída de Podemos al tercer puesto en estimación de voto- justo un día antes de su encuentro con El Acróbata. Habla de la capital, de sus candidatos, de sus rivales y de la marcha de Monedero. No gesticula en exceso, sólo necesita un papel en blanco donde mide sus palabras a base de garabatos.

Han declarado en reiteradas ocasiones que no facilitarán gobernar al Partido Popular, más aún en Madrid. ¿Se aplica el mismo baremo a Ciudadanos?

Se le mide con el baremo de las propuestas que presenta. Tienen un perfil más fresco, un perfil más joven. No tienen a todos sus cargos en la cárcel, de momento. No consideramos que sean exactamente lo mismo. El PP tendría que montar su gobierno en Soto del Real. Pero sus medidas económicas sí coinciden en un 90%. Cuando tengamos que articular propuestas para la Comunidad, si nosotros tenemos una posición decidida por el cambio, va a ser difícil encontrar puntos de acuerdo con una propuesta que es nítidamente de continuidad.

Las encuestas, el CIS, etc., asoman una gran incertidumbre en los resultados de las elecciones. Llegado el momento, ¿pactarían con partidos como el PSOE o Izquierda Unida?

_MG_3624 (FILEminimizer)

Luis Alegre hace garabatos durante la entrevista / Alejandro Martínez Vélez.

Ahora sólo hablamos del pacto con la ciudadanía. No vamos a entrar a valorar nada respecto a eso hasta que la ciudadanía se pronuncie. Estamos en un escenario con una volatilidad sin precedentes, más del 40% de los madrileños que han decidido ir a votar no han decidido su voto. Siempre tomamos las encuestas con cautela, cuando nos dan muy bien, regular o mal. Empezamos las campañas prudentes, pero ambiciosos, salimos a ganar las elecciones. Tenemos datos que nos permiten ser razonablemente optimistas, con extrema cautela. Por primera vez se abre de modo nítido la posibilidad de un cambio completo, de desalojar las minorías privilegiadas del poder, especialmente en una Comunidad como Madrid, donde vemos que el control de éstas tiene algo de entramado mafioso. Vamos a darlo todo para aprovechar esa brecha.

Esos datos a los que se refiere, ¿son encuestas internas?

Sí. Es un mundo complicado el de las encuestas, si te fijas en el CIS, la encuesta de intención directa de voto da motivos para ser razonablemente optimistas respecto a la posibilidad de ganar las elecciones al PP. A partir de ahí todo es cocina. Los sociólogos coinciden en que han dejado de valer, no es tan fácil hacer previsiones. En ese sentido, no hay encuesta fiable más que la del propio día de elecciones.

Se ha visto en Reino Unido…

Claro, es lógico, en las situaciones de cambio, de crisis de régimen, es muy complicado hacer previsiones. A eso se suma la tentación de utilizar las encuestas como arma política. Los pronósticos tienen cierta capacidad performativa, de generar la realidad que dicen pronosticar.

¿Qué opinión tiene del candidato a la Comunidad de Madrid por el PSOE, Ángel Gabilondo?

Él es catedrático de metafísica, yo profesor de filosofía, compartimos área. Como profesor tiene todo mi respeto. Mucho menos en su gestión como Ministro, la implantación del plan Bolonia es uno de los peores mazazos que ha recibido la Universidad. Nos preocupa más que es un cabeza de cartel atado de pies y manos por una estructura como el PSOE de Madrid, que no le quiere, hay tensiones obvias entre ellos. Va a tener un margen de maniobra minúsculo, cuando se vea en el holocausto caníbal en el que se ha metido, va a querer volver a sus clases de metafísica.

El candidato de Podemos para la Comunidad de Madrid, José Manuel López, es abalado por su trabajo en los servicios sociales, pero no es un perfil conocido por la ciudadanía.

La campaña electoral es decisiva, es un candidato poco conocido y tenemos 15 días para darlo a conocer. Basta poner de manifiesto que José Manuel es el único candidato que tiene un proyecto de cambio en la Comunidad de Madrid para que los resultados sorprendan.

¿Qué preocupa más a Podemos de la situación de Madrid?

Es dramática. Ha salido que sólo en la operación Púnica han recibido como 500 millones de euros en comisiones. Esto es una barbaridad, pero no es lo más grave. Todo el presupuesto de Madrid en los últimos años se ha destinado al ladrillo para conseguir comisiones. Parecía que destinaban una partida a Sanidad y construían hospitales. La partida de Justicia era para construir la ciudad de la Justicia, no para contratar jueces. Había una de Deportes para construir la Caja Mágica. Todo a construir, con un único motivo, las comisiones. No son sólo los 500 millones, son los miles de millones de gastos realizados para ello.

Esperanza Aguirre, candidata a la alcaldía por el PP, ha tenido varios encontronazos con su partido. Una de sus últimas frases al respecto fue: “Si gana Podemos, será la última vez que votemos libremente”.

Bueno ha tenido encontronazos con todo el mundo, incluso con la Policía. A mí me gusta más su frase de “Yo destape la Gürtel”, aunque hay varias. Tiene realmente desparpajo.

¿Ve a Manuela Carmena capaz de derrotarla?

Sí, lo bueno es que la propia Manuela Carmena se ve. Es una persona que tiene la capacidad de indignación moral y de entusiasmo propia de la juventud. Sin embargo, tiene la experiencia la trayectoria que le corresponde. Es el perfil ideal para ganar a Esperanza Aguirre.

Defina con una palabra:

Cristina Cifuentes…  Hipocresía.

Ignacio Aguado y Begoña Villacís…  Oportunismo.

Luis García Montero…  Nostalgia.

Antonio Miguel Carmona…  Bufón.

Pablo Iglesias… Lealtad. [Duda y ríe antes de contestar, no quiere quedar de “pelota”].

 

 

[page_title text=”“Hacienda le va a tener que devolver dinero a Monedero””]

_MG_3600 (FILEminimizer)

Luis Alegre, durante la entrevista / Alejandro Martínez Vélez.

En el momento que se realiza la entrevista, apenas había pasado una semana desde la dimisión de Juan Carlos Monedero. Horas antes de su marcha, sus declaraciones incendiaban la red y los medios. “Podemos debe regresar a sus orígenes”, fue de las más sonadas. “Mi partido es lo más decente de la política española”, pasó más inadvertida. Luis Alegre habla de su amigo sin mencionar su apellido. Para él es simplemente Juan Carlos.

En la entrevista con Radiocable previa a su dimisión, Monedero realiza una valoración de la situación de Podemos. ¿La comparte?

Hace una reflexión interesante sobre la lógica de los partidos en general. Como hay cierta presión en la dinámicas de los partidos, en las dinámicas de las lógicas electorales, que supone un riesgo. Un riesgo del que salva en gran medida a Podemos, pero sería absurdo pretender que estemos libres de ello al 100 por 100.

¿Entonces, la comparte?

Bueno, como reflexión académica y general, me parece realmente muy valiosa.

¿Se ha sido suficientemente transparente en la marcha de Monedero?

Todo lo que están generando los ‘podemólogos’, que si es un conflicto entre Monedero y Errejón, que si Errejón está aliado con Bescansa y Monedero con Pablo pero al final termina… Hay versiones para todos los gustos,  te pones a ver las teorías puestas sobre la mesa de los ‘podemólogos’ y te salen todas las posibilidades.  A veces en política, y sobre todo, en el modo de hacer política que tenemos nosotros que somos gente que no pertenecemos por naturaleza a este mundo, las cosas son más sencillas. Son tan sencillas, tan sencillas, que no hay discrepancias de política o estrategia entre Iñigo y Juan Carlos, ni Carolina, ni Pablo, ni yo. A todos nos ha trastocado la vida esto. Juan Carlos llega un momento que prefiere mantener su posición de académico radicalmente autónomo, radicalmente independiente, porque considera que va a ser más útil y más feliz, porque considera que es lo que hace. Es verdad que esto es algo difícil de comprender y metabolizar en las claves clásicas de lógica política. Ahí es donde crece la verosimilitud de todas las teorías de los ‘podemólogos’. Pero  a veces las cosas son tan sencillas como parecen.

Monedero ha sido uno de los protagonistas mediáticos de los últimos meses. Tras el revuelo suscitado por el cobro de más de 400.000 euros de Venezuela, en ese momento: ¿Se llegó a pensar en que su marcha beneficiaria a Podemos?

En Podemos, lo que nos caracteriza, es que somos un grupo de gente que arrancamos con mucha confianza y que nos queremos. De repente, ver a un amigo recibir todos los golpes del aparato, de todas las oligarquías que están aterrorizadas, de todas las minorías privilegiadas,  que ven en Podemos un peligro y en Juan Carlos una posibilidad de golpear, nos indigna a un nivel inimaginable. Porque el nivel de ataque es abyecto, verdaderamente abyecto, se ha basado todo en elementos falsos. Vamos a ver como Hacienda le va a tener que devolver dinero. Decidió presentar la declaración complementaria para cortar la sangría, ya Hacienda lo ajustará y devolverá. Lo que hemos tenido claro es que si permitimos que nos destruyan uno a uno, no tenemos ninguna posibilidad.