misgivings-1024etiq

El detective Jimmy McNulty, de la serie The Wire / HBO.

Este artículo se engloba dentro de Perdedores de  la televisión, una serie de artículos publicados en el Acróbata que tratan sobre diferentes personajes emblemáticos de la pequeña pantalla. Los perfiles contendrán SPOILERS.

“Pueden masticarte, pero tendrán que escupirte”

De eso sabe y mucho Jimmy McNulty, ya que durante las cinco temporadas que constituyen The Wire los espectadores pudieron ver cómo el personaje interpretado por el actor inglés Dominic West era masticado y escupido –en una gran mayoría de veces sin compasión- por compañeros, enemigos o secundarios. La gran obra de la HBO, reconocida por la crítica como una de las mejores –si no la mejor- ficciones retratadas en la pequeña pantalla, cuenta las historias y desgracias de una de las ciudades más problemáticas de Estados Unidos, Baltimore. David Simon, creador y ‘showrunner’ de la serie, trabajó como periodista en diferentes periódicos locales de la costera ciudad situada en el este del país. Con el escándalo Watergate, su pasión por el periodismo se destapó. Encargado en la sección de homicidios y sucesos en Baltimore, a la cual no le faltaba información para rellenar sus páginas diarias, acabaría por desencantarse del oficio tras su experiencia de primera mano. Sin embargo, decidió contar las sucias entrañas de la ciudad de su vida optando por otra vía, la televisión.

Así nació una serie totalmente diferente al género al que pertenece, emitida entre 2002 y 2008. The Wire plantea la cruda situación de Baltimore, donde en apenas cuatro manzanas de paseo se puede cambiar de elegantes casas donde la población –mayoritariamente blanca- vive con una ostentosa renta a barrios marginales, donde la droga y las armas son más fáciles de conseguir que el pan y donde la población –mayoritariamente negra- lucha por sobrevivir en el día a día. En una de las últimas zonas, las llamadas “casas bajas”, suceden las tramas de la primera temporada. Luego, el puerto, el ayuntamiento, los colegios y los periódicos centran las siguientes cuatro temporadas. The Wire plasma de esta manera todos los sectores que influyen en el mercado de la droga en Baltimore. Una retrospectiva total basada en escuchas, trabajo policial y en los entresijos de las bandas locales, que tienen tanto protagonismo como los agentes de la ley.

the-wire

Cartel promocional de la primera temporada de The Wire.

El detective McNulty, principal personaje de la serie, es casi siempre el encargado de tirar de los hilos que conducen el argumento de The Wire.  Aunque la trama se apoye en la función coral de los numerosos protagonistas. Divorciado y con hijos,  McNulty se presenta como el típico perdedor que, pese a sus buenas intenciones, nunca logra los objetivos personales y profesionales que se propone. Y cuando eso pasa, el alcohol, las relaciones casuales con las mujeres y las depresiones se intercalan en una espiral autodestructiva que en más de una ocasión está a punto de causarle la caída a los infiernos, aunque siempre le escupen.

Como policía, el detective McNulty se muestra siempre convencido de que está capacitado para resolver los graves problemas que asolan la ciudad. Por ello, remueve cielo y tierra para conseguir ser asignado a la nueva sección de crímenes mayores. En una de las escenas más icónicas de la personalidad del detective, se encuentra con el gánster Russell ‘Stringer’ Bell –interpretado de manera soberbia por Idris Elba-  en un supermercado junto a sus hijos, para no ser reconocido invita a los pequeños a “jugar a seguir a los malos”, con el fin de no perder su rastro. Aunque su moralidad siempre tenga ciertos códigos –no se puede decir, ni mucho menos, que McNulty no busque en todas las ocasiones el bien de la ciudad- no duda en saltarse las reglas.  Incluso de manera excesiva como los acontecimientos que se reflejan en la última temporada, llegando a inventarse la existencia de un asesino en serie para conseguir sostener las investigaciones de la droga en la ciudad, inventándose pruebas en el camino.

Durante un tiempo, Jimmy McNulty muestra claros síntomas de querer recuperar a su familia, tanto a su exmujer como a sus hijos, pero la realidad le lleva por la mala vida en la que se siente cómodo. Aunque sí consigue estabilizar su vida en la cuarta temporada, siendo un McNulty irreconocible hasta el momento, entablando relación con Russel –personaje principal en la segunda temporada, esporádica durante las siguientes- y alejándose de las investigaciones, siendo el momento en el que menos peso tiene en la historia. Sin embargo, recae en la última temporada, volviendo a la acción en todos los sentidos. Al finalizar la serie es apartado de sus funciones policiales.  El plano final de The Wire es él mirando  la ciudad de Baltimore, la misma que le da la vida y que se la quita. Una imagen que quedará guardada en las retinas de los seriefilos.