Foto Xavier

Xavier Aldekoa, durante su estancia en África.

El continente africano sigue siendo para el mundo occidental un todo, una especie de amalgama de personas, culturas y vida animal que se asemeja bastante a la idea de un océano. Así lo asegura el periodista Xavier Aldekoa, corresponsal de La Vanguardia en África y uno de esos pocos aventureros occidentales que se fueron al desconocido continente para poder ir diseccionando poco a poco la realidad de ese lugar que parece tan complicado y misterioso. De ese afán por la disección, y de 14 años buscando historias que muestren la realidad africana, nace Océano África. Un libro lleno de historias reales de lo que para Kapuscinski era África “los africanos”. Editado por Península, se ha convertido en todo un éxito de ventas y ha colado la realidad del llamado ‘continente negro’ en todas las listas de ventas.

¿Con qué objetivo has escrito ‘Océano África’?

Me preocupaba encontrar el momento justo para escribir. No quería precipitarme ni pecar de conservador. Después de 14 años de viajes por el continente africano, creí tener alguna experiencia y conocimiento que compartir, así que me puse a ello. El libro es un puente hacia nuestros vecinos del sur. Un intento de explicar quienes son los africanos a partir de sus protagonistas: gente común, con nombre y apellido, que ríe, sufre, llora, baila y, en definitiva vive. Y un puente nunca es de un solo sentido. Se trata de aprender también.

¿Tras decidir escribirlo, te costó mucho plasmarlo en papel y encontrar quien te lo publicara?

La idea ya la tenía desde hace años, pero fue el editor de Península (Planeta) Ramón Perellò, quien me llamó para decirme que quería que escribiera para ellos. Él tenía en mente un libro sobre Mandela y Sudáfrica, pero yo le expliqué lo que de verdad me apetecía escribir y aceptó en seguida. Y así salió Océano África.

Con frases citadas en tu libro como la de “África es un océano, un planeta aparte” se nota tu simpatía hacia Kapuscinski ¿Cuánto del mítico corresponsal polaco hay en Océano África? ¿Y en la idea de periodismo de Xavier Aldekoa?

Soy muy poco mitómano, pero a Kapuscinski le valoro mucho esa mirada a ras de suelo, de igual a igual, respecto a los africanos. Una curiosidad que, quizás por su raíz polaca y trabajar en un medio humilde, le empujó a vivir y convivir con los protagonistas de sus historias.

El trabajo habitual de un periodista debe estar totalmente anclado a la realidad, pero el formato libro te permite separarte algo más de ese realismo ¿En las historias de tu libro te has ceñido a la pura realidad o has aprovechado este formato para introducir algún toque de ficción?

Todo es realidad, más allá de pensamientos o sentimientos subjetivos. No hay ficción voluntaria, vaya.

Imagen de la cuenta de Twitter de Xavier Aldekoa

Imagen de la cuenta de Twitter de Xavier Aldekoa

A pesar de ser relatos separados en las que los protagonistas son los personajes que vas describiendo y sus historias particulares, tu historia personal y profesional tiene bastante importancia en la trama. ¿Crees que es bueno que el periodista sea protagonista?

No. No soy el protagonista del libro. Simplemente para escribir Océano África no he tenido más remedio que vivirlo antes, así que mi posición es la de testigo de lo que ocurre, de un tipo que estaba allí. Creo que esa proximidad, en la que no oculto sensaciones o reflexiones, aporta un valor.

El libro ha tenido un gran éxito en las librerías y ha estado entre los más vendidos ¿Te ha sorprendido esta aceptación? ¿A qué crees que puede deberse?

Ha sido una sorpresa genial. Ni me esperaba que se vendiera tanto (la editorial me dijo ayer que lanzan la 6a edición) ni la buena acogida. Mucha gente me ha escrito para decirme que el libro le ha gustado y se agradece un montón. No sé por qué los medios y el público me han tratado tan bien, ojalá sea porque ven un curro honesto detrás.

Los libros de corresponsales y periodistas en general están cada vez más de moda, sobre todo si son gente conocida entre el público general ¿Crees que esto de que casi importe más quien escribe el libro que lo que hay dentro es bueno para la literatura? ¿Y para el periodismo?

No sé si están de moda los libros de corresponsales, sinceramente. Por supuesto no es bueno que importe más el nombre que el contenido, pero al final, es tu trabajo quien habla por ti, seas muy conocido o poco.

El periodista, cuanto menos protagonista de sus historias, mejor. Luego las redes sociales están creando una cierta proximidad con los lectores u oyentes que, si se sustenta en un trabajo constante y honesto, supongo que aporta credibilidad en ciertos círculos.

Hay lugares donde la gente sufre mucho, abusan de ella de manera descarada y no tienen ni siquiera la oportunidad de mejorar sus vidas.

Como corresponsal en África desde hace muchos años aseguras haber conocido muchas Áfricas diferentes a lo largo de los años ¿Crees que hay una África mejor que otra? ¿En el libro cuantas Áfricas plasmas?

Hay lugares donde la gente sufre mucho, abusan de ella de manera descarada y no tienen ni siquiera la oportunidad de mejorar sus vidas. Esa Realidad no es positiva, claro. En el libro habla de esa África pero también de muchas otras. Es una tierra diversa, rica en culturas, humanidad y oportunidades. Se trata de ser lo más justo y equilibrado posible. Ojalá lo haya sido.

Parece que en Occidente cada vez se apuesta más por la inversión en países africanos como Kenia, Nigeria o Sudáfrica ¿La visión occidental de África ha cambiado en los años que llevas allí?

No demasiado. Se conocen grandes trazos de la realidad. Para eso estamos los periodistas, para que esos trazos sean cada vez más finos y el dibujo más ajustado a la realidad.

Portada del libro 'Océano África'

Portada del libro ‘Océano África’

Hace poco escuchamos a la excorresponsal Maruja Torres asegurar que hay que huir del periodismo ‘oenegero’ ¿Piensas que en África se abusa del periodismo basado en el trabajo de las ONG? ¿Se puede hacer periodismo en África sin apoyarse en estas instituciones?

Es un riesgo humanitarizar la información de África. La epidemia de ébola por ejemplo, se trató desde el punto de vista de la Emergencia humanitaria o sanitaria; pero la tragedia fue mayor: fue una epidemia económica, social y política. A nadie se le ocurriría tratar la realidad de EEUU exclusivamente con ONG’S, no veo porque África debe ser diferente. Yo a veces me apoyo en la red logística de ONG’S en el terreno (alojamiento, vehículos…) pero tengo como norma, y la cumplo, no ir únicamente con ONG durante todo el viaje. Me apoyo en ellas si cubro ciertos temas y otros no.

En el libro te aventuras a reflexionar sobre el futuro de África ¿Se puede ser optimista con respecto a los africanos? ¿Cómo crees que serán las nuevas Áfricas?

Depende del país. Algunos avanzarán, otros no y habrá sorpresas. No es un territorio uniforme y tampoco lo será su futuro.

Y sobre el futuro de Javier Morales Medina (Xavier Aldekoa) ¿Seguirá mucho tiempo por África o tiene puesta una fecha de vuelta? ¿Para cuando un nuevo libro?

África me apasiona e interesa mucho. Aprendo cada día y es un privilegio que la gente me habrá sus vidas. Me veo ligado a este sur mucho tiempo. ¿Otro libro ya? ¡Con lo que se tarda en escribirlo! ¡Ganas de vivirlo, primero, pero que la gente se lea Océano África y luego ya si eso que caiga el segundo!.