Para presentarse a unas elecciones generales en España un partido político necesita, además de estar registrado como formación, agrupación de electores, federación o coalición: “La firma del 1 % de los inscritos en el censo electoral de la circunscripción por la que tienen pensado presentar su candidatura. Los partidos, federaciones o coaliciones que no hubieran obtenido representación en ninguna de las Cámaras en la anterior convocatoria de elecciones necesitarán la firma, al menos, del 0,1 % de los electores inscritos en el censo electoral de la circunscripción por la que pretendan su elección. Ningún elector podrá prestar su firma a más de una candidatura”. Así de claro lo deja la Ley Orgánica que regula las elecciones en España en su artículo 169. Una auténtica odisea burocrática que significa que para partidos que buscan presentarse en toda España, regionalistas o similares, necesitan sacar ese 0,1% en cada una de las 52 circunscripciones que hay en en el país.

Un lío electoral que busca favorecer a los grandes partidos, y a los nacionalistas que solo se presentan por algunas circunscripciones, pero que no evita que cada cuatro años algunas formaciones “rebeldes” salten a la arena con la idea de competir de tú a tú frente a los grandes. Este año, por ejemplo, destaca la aparición de Podemos y Ciudadanos, partidos muy jóvenes, casi recién nacidos, que, a pesar de su corta edad, llegan a disputar al bipartidismo su hegemonía en todas las plazas. Pero, aunque no lo parezca, más sabiendo las trabas del sistema, el elenco de partidos que se puede llegar a votar en toda España es bastante más amplio y llega mucho más lejos que los 5 o 6 ‘gigantes’ que suelen aparecer en los medios de comunicación: en total hay 1.337 listas aceptadas en las 52 circunscripciones. Hay varios que incluso compiten con los grandes en todas las circunscripciones, o casi todas, algo muy complicado si uno empieza a contar el número de avales que se necesitan en cada circunscripción para presentarse, la conformación de una lista paritaria por cada una, el coste de cada la campaña. Un trabajo ímprobo que la mayoría de las veces queda sin recompensa. Pero, ¿quiénes son estos idealistas? ¿Qué proponen? ¿Qué buscan participando en las Elecciones sabiendo que les será casi imposible llegar al parlamento? Hay de todo y con propuestas de todos los colores pero, sobre todo, un claro esfuerzo ideológico.

RECORTES CERO – GRUPO VERDE

Número de circunscripciones por la que se presenta: TODAS

Candidata a la presidencia: Nuria Suárez (Madrid).

Bases de su programa:

Su eslogan principal es “redistribuir la riqueza”. Para conseguirlo en su página web está detallado un largo programa de tendencia izquierdista y que tiene medidas como que nadie cobre menos de 1.000 (tampoco los pensionistas) hasta la defensa a ultranza de la soberanía nacional para evitar que instituciones exteriores metan mano en las cuentas del país. Su unión con el Grupo Verde hace que todas las medidas cuenten con un peso medioambiental muy importante buscando un país limpio y sostenible para todos. Para conseguir todo esto apuestan por una subida de impuestos a los más ricos, la creación de una banca pública y la persecución del fraude fiscal. Por su propio nombre se muestra que es el partido que más claro pide el fin de las políticas de recorte.

PARTIDO ANIMALISTA (PACMA)

Número de circunscripciones por la que se presenta: TODAS

Candidata a la presidencia: Silvia Barquero (Madrid)

Bases de su programa:

Quizá el Partido Animalista sea uno de los más específicos que se presentan, con un objetivo claro, la defensa de los animales. Por ello se le conoce y ha conseguido incluso reunir a miles de personas en manifestaciones más sociales -como la celebrada contra el Toro de la Vega- que políticas. Pese a esta ideología tan marcada, su programa enarbola unos objetivos más amplios centrados en el medio ambiente, la justicia social, y la renovación política. Así unen a su lucha animalista los conceptos de una economía sostenible basada en el I+D+i y un pacto para ayudar a parar el cambio climático. En total, el programa presentado tiene 73 propuestas que podrían definirse de corte social e izquierdista. Es el único partido que pide claramente el fin de la tauromaquia y de la caza en todas sus modalidades, y una legislación estatal de protección animal.

PARTIDO COMUNISTA DE LOS PUEBLOS DE ESPAÑA (PCPE)

Número de circunscripciones por las que se presenta: 41

Candidato a la presidencia: Carmelo Antonio Suárez Cabrera (Las Palmas)

Bases de su programa:

Heredero del histórico PC que se unió hace ya bastantes años a la plataforma de Izquierda Unida, el PCPE es un clásico del panorama electoral español defendiendo siempre una postura comunista ortodoxa y como barrera contra el capitalismo e instituciones como la UE. Su programa para las elecciones del 20D sigue las mismas líneas de siempre con unas bases claras y un fin ideológico como es la “construcción de un Estado socialista-comunista”. Es el único partido que defiende la salida total de España de la UE, el Euro y la OTAN, la nacionalización de los sectores estratégicos, y el ya mencionado Estado comunista. En su programa se detallan todas las medidas que se encuentran bajo estos ejes principales y que van desde el fin de los contratos precarios hasta el fin del capitalismo tal y como lo conocemos fomentando lo público a ultranza.

ESCAÑOS EN BLANCO (EB)

Número de circunscripciones por las que se presenta: 12

Candidato a la presidencia: Nadie

Bases de su programa:

“Súmate a la revolución de las sillas vacías”. Este eslogan, con el que este peculiar partido concurre a las elecciones, resume a la perfección bien lo que buscan y defienden. Esta organización que saltó a la fama en 2011, busca con sus candidatura que el voto en blanco cuente y pide a los que no se sienten representados por ninguna lista que les voten para, algo extraño, dejar esos escaños vacíos. La candidatura no tiene programa ni nada parecido solo unas bases para que el votante opte por ellos. “Si nos votas podrás echar a diputados y senadores de sus asientos”, ese es su principio. Una candidatura sin mayor base que la de conseguir que el voto en blanco se cuente como voto protesta y de verdad se muestre el desencanto de la ciudadanía con toda la clase política. Este año podrán dejar hasta 210 plazas de diputado y 53 de senadores vacíos. Es uno de los partidos más machacados por la Ley electoral pues, aunque consiguió buenos resultados en 2011 en Madrid y Barcelona, este año no se podrá presentar por problemas con las firmas, aunque ellos alegan que esos problemas van contra la Constitución.

PARTIDOS QUE SE PRESENTAN POR ALGUNA CIRCUNSCRIPCIÓN

Como ya se ha dicho anteriormente la Ley electoral española beneficia a los grandes partidos y a los que se presentan por pocas circunscripciones por lo que hay partidos que aunque buscan tener una presencia general solo consiguen presentarse por alguna circunscripción. Formaciones como la Falange o el SAin a pesar de tener una vocación nacional no consiguen extender por el territorio debido a la falta de estructura de su distintas delegaciones en cada circunscripción o por su falta de convencimiento y presupuesto para poder costear los cargos de estas campañas.

Otros como el PUM+J o el Partido Humanista lo hacen solo por una circunscripción para intentar que les sea más fácil tener buenos resultados, aunque aún así les sea casi imposible. Este año sólo ocho partidos han conseguido, a duras penas, llegar a presentarse por las 52 circunscripciones, un trabajo ímprobo para poder llegar a la vida política lejos de los grandes partidos. Cuando llegues a la mesa electoral el próximo 20 de diciembre y veas todas esas papeletas de partidos que ni siquiera te suenan piensa en todo el trabajo que lleva el poder estar ahí, en esa papeleta, aunque nadie la eche a la urna.