alan-smithee-4

Los antiguos reyes mantenían a sus hijos ilegítimos alejados de sus vidas, estos crecían sin padres teniendo que aguantar que se refiriesen a ellos como “bastardos”. Pero, ¿qué apellido se le pone a un hijo sin padre? Distintos términos según las culturas y civilizaciones que han poblado la tierra. Quizás a día de hoy, el más famoso de todos es Snow, gracias a Juego de Tronos la exitosa serie de televisión –que ha dado más fama a una ya de por sí conocida serie literaria creada por George RR Martin-. Uno de los personajes principales, bastardo de un importante noble, se llama Jon Snow debido a que todos los hijos ilegítimos de Invernalia, su región, reciben ese apellido. En España, por ejemplo, el apellido que se solía dar a estos niños sin familia era Expósito, un término que perdura en los DNI de muchas familias. Dentro del mundo audiovisual existen algunos casos de películas sin padres, es decir, sin director. ¿Cómo llamamos a estas películas? ¿Cuál es su apellido? Así nació la filmografía de Alan Smithee, quien acumula en su historial cada vez más películas sin ni siquiera existir realmente.

En 1967 Robert Totten y Don Siegel se pusieron codo con codo en la dirección de un western clásico llamado Death of the Gunfighter. A pesar de que ya habían trabajado juntos un rodaje implica tensiones y aquellas fueron demasiado para el dueto realizador por lo que acabaron rompiendo su bonita unión. El problema estaba en que la película ya había sido terminada e incluso montada. Ninguno, ni Robert Totten ni Don Siegel, querían que su nombre figurara como padre de la criatura, ya que no veían su trabajo reconocido en las secuencias que conformaban la cinta. El sindicato de directores – una institución con muchísimo poder en los mundos audiovisuales norteamericanos- se puso manos a la obra en búsqueda de una solución. Un nombre salió a la luz en las reuniones: Alan Smithee. La no posibilidad de utilizar seudónimos, como sí es posible en la literatura, facilitó que se diese la situación. Desde aquel momento el nombre de Alan Smithee se utilizaría tanto en largometrajes, cortometrajes o videoclips cada vez que el director original no se hiciera responsable del producto y demás desavenencias artísticas que se dan en los rodajes.

En la mayoría de los casos, los directores originales de las películas abandonaban los proyectos y en ese momento la estrella de la película, como persona con más poder de la producción, decidía hacerse cargo de lo que quedaba de dirección. Uno de los casos más sonados fue el de la película Woman Wanted, que contó con la participación estrella de Keifer Sutherland –famoso por interpretar al agente especial Jack Bauer en la serie de televisión 24-. La película no pasó como una película de gran calidad, pero sí sirvió para que el hijo de Donald Sutherland se estrenara extraoficialmente como director de cine, ya que él mismo se ocupó de realizar la cinta. Sin embargo, no debió de acabar muy contento con el resultado y Alan Smithee volvió a aparecer en escena, una nueva película para su filmografía, que se puede comparar por números a cualquier director estrella de Hollywood.

Las casi dirigidas por Alan Smithee

waterworld-joss-whedon-s-alternative-waterworld-ending-sounds-way-better-than-the-movie-version-jpeg-176964

Desde los años ochenta hasta la actualidad los rumores de que Alan Smithee volvería a figurar en el apartado de director eran constantes cada vez que un rodaje no iba como se esperaba. Pero no siempre se llegaba a ese extremo. Uno de los casos más sonados fue el de la calamitosa película Waterworld. Con un Kevin Costner en el mejor momento de su carrera, Universal no dudó en entregarle todo el presupuesto disponible para la realización de una historia de aventuras en un post apocalíptico mundo en el que la tierra firme había desaparecido. Costner decidió contar con su amigo Kevin Reynolds, quien ya le dirigió en Robin Hood, príncipe de los ladrones. Uno de los rodajes más esperpénticos que se recuerdan acabó con la amistad entre ambos, así como con sus relaciones laborales. Reynolds dejó el rodaje, que fue continuado por el propio Costner, aunque sería el primero quien figuraría en los créditos. Alan Smithee estuvo al caer. La película fue un fracaso en su estreno y Kevin Costner nunca volvió a recuperarse del mazazo que supusieron las críticas, las cuales le apuntaron como máximo responsable.

Uno de los casos más recientes fue Guerra Mundial Z, donde Brad Pitt sufrió uno de los peores rodajes que se recuerdan. Sin embargo los problemas fueron resueltos con semanas y semanas de retraso que acabaron afectando al estreno de la película. Las buenas críticas que el público le otorgó permitieron que las malas relaciones, los despidos de guionistas y demás problemas quedaran en un segundo plano.

También existe una variante, los montajes de películas alternativos, como por ejemplo las que se emiten en televisión con metraje extra, las cuales no son reconocidas por los directores originales. En este tipo se incluyen películas de alto nivel como Heat o Meeting Joe Black.

Por si no te suena haber visto ninguna película de Smithee te dejamos un vídeo con algunos de los títulos más conocidos dirigidos por el director fantasma: