Podrick Payne, interpretado por Daniel Portman

Podrick Payne, interpretado por Daniel Portman

Este artículo se engloba dentro de Perdedores de la televisión, una serie de artículos publicados en el Acróbata que tratan sobre diferentes personajes emblemáticos de la pequeña pantalla. Los perfiles contendrán SPOILERS.

“Fue Pod en el puente de barcas, el muchacho me salvó la vida”.

Tyrion Lannister

Podrick Payne, descendiente de la casa Payne, una rama menor sirviente de Roca Casterly y de los Lannister, un chaval tan callado y sencillo que hasta otros tienen que contar sus proezas, interpretado en la pequeña pantalla por el joven actor escocés de 23 años Daniel Portman. Si Juego de Tronos se caracteriza por lo efímero de sus personajes, Podrick es de esos que tienen que tener, además de suerte, algo especial, pues dura y dura sin que nada ni nadie le toque, sin que nadie gaste un segundo de su preciada vida en mirar que está ahí, que sigue vivo, y eso le hace sobrevivir. El adolescente pasa desapercibido por donde va, aunque juega un papel fundamental en toda la trama. Uno de esos personajes que por su marginalidad, su falta de cualquier tipo de interés o ambición y su continua humillación, debió caer bien al verdugo de toda la serie, el escritor George R.R. Martin.

Pocos podían imaginar que cuando el destino de esta rocambolesca novela, y la mente calenturienta de un asesino literario como Martin, pusieron a Pod como escudero de Tyrion Lannister, este muchacho imberbe que, según los libros, no supera los 14 años, fuera a sobrevivir más de una temporada. Y menos aún sabiendo la situación de riesgo y muerte que vivía todo Desembarco del Rey y en especial su señor enano, al borde del asalto y el asesinato. Pero el joven pareció más diestro, o más suertudo, según como se mire, que muchos de los que han pasado de manera temporal por la exitosa serie de ciencia ficción de HBO siendo capaz de sobrevivir temporada tras temporada y convertirse en todo un veterano.

Su poca destreza con las armas, y el poco temor que infundía en cualquier enemigo, llevó a los enemigos de Tyrion a pensar en Pod como un escudero que nada podría hacer cuando la muerte le llegara al molesto enano, pero se equivocaron, incluso el mismísimo caballero Lannister, que también pensaba que con él vería llegar su final.

Pronto el joven torpón, que recuerda en algunos puntos al Sancho Panza quijotesco, se hizo con un hueco en un atípico trío formado por el diestro y deshonrado Bronn, el inteligente Tyrion, y el torpe y bonachón escudero. Un grupete que se ganó el favor tanto del público como de Martin que decidió darles un protagonismo clave en el desgobierno de Desembarco del Rey. El culmen de esta parte llegó con la Batalla del AguasNegras donde Pod consiguió ensartar al caballero Mandon Moore, antes de que este, en teoría aliado, matase a Tyrion. No pudo salvar a su señor de la característica cicatriz que ha acompañado al enano desde entonces, pero mostró una lealtad y un valor que no se creía que pudiera llegar a tener. Aunque nunca más se supo de ese intento de asesinato, al menos no se volvió a hablar de él oficialmente, el enano nunca olvidó aquella escena y desde aquel día mantuvo cerca a Pod todo el tiempo que pudo.

Pod, Bronn y Tyrion en Desembarco del Rey

Pod, Bronn y Tyrion en Desembarco del Rey

Con la muerte del rey Joffrey por envenenamiento, y la acusación sobre Tyrion, Pod vive un nuevo exilio en busca de un caballero al que servir, siempre siendo fiel a sus principios y leal a sus votos. Intenta, por todos los modos legales que encuentra, servir y salvar a su amigo y señor pero parece imposible y Tyrion le pide encarecidamente que marche antes de que la guadaña caiga también sobre el pobre Pod. Consigue escapar en busca, principalmente, de Sansa Stark para intentar encontrar al culpable del encarcelamiento de su amo y amigo, sin saber muy bien cómo hacerlo ni por donde empezar, pero bueno así había actuado toda su corta vida y de momento no le iba tan mal.

Su suerte le vuelve a emparejar con un caballero por el que merece la pena luchar y que, además, sigue el mismo camino que él, buscar a Sansa Stark. De la mano de Jaime Lannister se cruza con la noble Brienne de Tarth y su aventura vuelve a tomar un protagonismo secundario, pero clave, camino del norte para buscar a Sansa. Al principio no hacen buenas migas e incluso están en varias ocasiones a nada de la ruptura, pero algo atrae a la extraña pareja que continúa junta contra carros y carretas. De nuevo Pod vuelve a salvar la vida a su señora, en este caso en la lucha contra El Perro, aunque no consigue sostener a Arya Stark, otro de los objetivos de Brienne.

Ya en Invernalia, lugar al que llegan persiguiendo a Sansa, acompaña a Brienne en su cruzada por liberar a la princesa del Norte, cosa que al final de la quinta temporada no han conseguido hacer. Pasan penurias, frío y hasta viven una batalla campal, pero la dura gigantona no se da por vencida y menos lo hace el joven Pod. Sigue ahí, con el mismo rostro de siempre, callado, tímido e indefenso, pero erguido y decidido como un verdadero caballero. Porque aunque es un escudero secundario, Pod tiene más valía dentro de lo que alguno puede llegar a imaginar, y episodio a episodio lo sigue demostrando.