Ilustración de la novela fantástica Neinhaim

Ilustración de la novela fantástica ‘Neinhaim

.

“Hubo un tiempo en el que los hombres creían que su vida era un hilo en manos de las Hilanderas, tres mujeres que urdían y tejían el lienzo del destino. Nadie escapaba a sus designios, ni siquiera los dioses”.

Todo comenzó con un sueño hace casi dos décadas, cuando las rencillas de dos clanes antagónicos obligados a entenderse irrumpieron de manera arrolladora en el subconsciente de una madrileña de 18 años. Abrumada por la magnitud y la intensidad de la historia que la había despertado, la joven Aranzazu Serrano Lorenzo se propuso plasmar en papel cada detalle de ese sueño. Esos manuscritos se convirtieron en los primeros esbozos de un trepidante universo mágico, que, más tarde, -unos quince años después- dio lugar a su ópera prima. Así nació y se gestó Neimhaim: Los hijos de la nieve y la tormenta, una novela épica de casi 900 páginas que aterrizó en las librerías españolas el pasado mes de julio de la mano de Fantascy, el sello de género fantástico de la editorial Penguin Random House, que ha apostado fuerte por esta autora nóvel. Además de publicar este primer tomo la intención es publicar una saga de cinco volúmenes que abarcarán más de 100 años de historia de Neimhaim.

Cuidada al detalle y con una prosa exquisita, la escritora sumerge al lector en un mundo mágico donde guerreros y seres fantásticos tienen que lidiar con los caprichos de un dios maldito y desterrado, cegado por la venganza, que urdirá un meticuloso plan para desafiar a sus iguales, los inmortales.

Portada Neimhaim

Portada Neimhaim

El viaje literario por las gélidas tierras del norte emana de la necesidad de dos pueblos completamente opuestos –el clan guerrero e insaciable de los Kranyal y la tribu serena, pacífica y sobrenatural de los Djendel- a aunar sus fuerzas para subsistir. Las dos culturas arrojarán todas sus esperanzas en la profecía, que vaticina el nacimiento de un niño y una niña de cada clan –los Esperados Blancos-, concebidos con la única idea de gobernar en sintonía y prosperidad el joven reino de bautizado como Neimhaim. Pero un hecho inesperado cambiará el rumbo de la vida de los Herederos para siempre.

En Neimhaim se entremezcla lo mejor de la mitología nórdica y el misterio de la cultura celta de manera ágil e intrigante, con una fascinante riqueza ambiental. Una novela muy visual que consigue trasladar al lector a cada rincón de ese universo extraordinario gracias, en parte, a los mapas e ilustraciones –todo creación de la escritora- que acompañan a la novela. Es épica, original, rica en detalles, ambiciosa, compleja –pese a lo que muchos opinen de este género- y deliciosamente entretenida. Es un canto a la igualdad de género; una reivindicación de que ser diestro con la espada no es incompatible con la belleza, de que los personajes femeninos de novelas fantásticas no deben encasillarse en el rol de damisela en apuros. La heroína, en este caso, combina fuerza, impulsividad, destreza en el arte de la guerra, sensualidad y feminidad a partes iguales. Mientras que su compañero adquiere un papel más débil y sensible con una filosofía de vida pacífica que es contraria al uso de armas y la violencia. Un cambio de roles que se ha convertido en la seña de identidad, además de en todo un acierto, de esta novela.

Es una historia, por otra parte, plagada de hilos argumentales paralelos y personajes secundarios de gran calado. Pero, sobre todo, Neimhaim supone un magnífico viaje, no sólo hacia la madurez de los personajes, sino al corazón de la propia autora, que ha volcado con ahínco el alma de la novela en cada página, así como en el gran despliegue de las redes sociales y la página web, donde se puede disfrutar de contenido adicional –como ilustraciones de los personajes o capítulos extra- y lecturas conjuntas.

Después de un paseo por sus casi 900 páginas, Neimhaim: Los hijos de la nieve y la tormenta se consolida como una aventura patria y de calidad sin precedentes, que nada tiene que envidiar -como destaca Elia Barceló– a las novelas épicas anglosajonas -muchas veces desperdiciadas con las traducciones al castellano-. Tiene la fuerza y energía femenina de Los juegos del hambre, la magia y adicción de Harry Potter, una ambientación y unas culturas dignas de Memorias de Idhún, pero también un triángulo amoroso bien construido, un final muy inteligente y con sentido y una riqueza léxica y descriptiva que se echa en falta en muchas novelas de este género. Todo ello da como resultado una publicación recién salida del horno muy mimada en estética y contenido.

La escritora Aranzazu Serrano Lorenzo, que ya está tejiendo la segunda parte de la saga como una Hilandera más, ha logrado encajar con gran destreza todas las piezas que componen la obra. Esta periodista madrileña, que ha aparecido en el mundo literario como una de las promesas de nuestro país, bien podría tratarse de la sucesora de Laura Gallego. Y su Neimhaim, como la nueva saga española que marque a toda una generación –no sólo  adolescentes-, como ya hizo en su día Memorias de Idhún.

Su ópera prima entraña todos los ingredientes –amor, aventuras y mucha acción- para convertirse, si se le da una oportunidad, en un auténtico fenómeno fan más allá de nuestras fronteras. Ahora, es el turno de que las Hilanderas urdan entre las raíces de un gigantesco fresno el destino de esta maravillosa aventura.

Mapa Neimhaim

Mapa ‘Neimhaim’