David Schwimmer encarnando a Ross Geller en Friends

David Schwimmer encarnando a Ross Geller en Friends

Este artículo se engloba dentro de Perdedores de  la televisión, una serie de artículos publicados en el Acróbata que tratan sobre diferentes personajes emblemáticos de la pequeña pantalla. Los perfiles contendrán SPOILERS.

“Arreeeeeee Siiiiiiiiilveeeeeeer”

Algunos le recordarán como Ross Geller, el depresivo y bonachón protagonista de una de las sitcom (comedias de situación en su traducción al inglés) más famosas de la televisión. Otros, pensarán en él como el cruel y despiadado sargento Herbert Sobel, encargado de la instrucción de la legendaria compañía Easy. Pero, ya sea en Friends o en Hermanos de Sangre, lo que es seguro es que David Schiwmmer no ha dejado indiferente a nadie durante su paso por la pequeña pantalla.

Schiwmmer comenzó su andadura en televisión con un pequeño papel en la serie A Deadly Silence (Testimonio de Silencio), con la que John Patterson -posteriormente encargado de dirigir algunos de los capítulos de Los Soprano- debutaba como director en la pequeña pantalla. Este trabajo, unido a otro puñado de pequeños papeles en media docena de series de la prolifera industria televisiva norteamericana, le sirvieron para conseguir en 1994 su gran  oportunidad: Dar vida al paleontólogo Ross Geller en Friends. Bajo la canción “I’ll Be There for You”, la serie creada por Marta Kauffman y David Crane marcó la vida de toda una generación que acabó riendo con Joey Tribbiani (Matt LeBlanc), enamorándose de Rachel Green (Jennifer Aniston) y enganchada al humor irónico y sarcástico de Chandler Bing (Matthew Perry).

En lo que respecta a Ross, su mala fortuna, su carácter melancólico y, sobre todo, su amor por los dinosaurios acabaron conformando un personaje a contracorriente. Una antítesis del clásico triunfador neoyorquino, alejado de los centros de poder y de los excesos de la vida en la Gran Manzana. Un Don Draper de andar por casa. Inteligente y apuesto, pero enemistado con el sexo opuesto. No en vano los espectadores pudieron presenciar, durante las diez temporadas que duró la serie, como Ross puso fin a tres matrimonios. Uno de ellos después de una agitada noche en Las Vegas en la que, borracho, se casó con Rachel. Durante la serie, el hermano de los Geller sale con un considerable número de mujeres -el personaje no tiene nada que envidiar al ligón por excelencia de la televisión, Barney Stinson- pero todas ellas fracasan por su inseguridad y sus paranoias. A menudo alimentadas por sus colegas Joey y Chandler. De hecho, hubo que esperar al último capítulo de Joey, spin off de la serie original (atención SPOLIER), en el que Joey menciona que todos sus amigos se han casado, para que Ross pudiera quitarse esa aureola de perdedor que le acompañó durante los diez años en los que se emitió la serie.

Hermanos de Sangre

Su otro gran papel en la pequeña pantalla no tiene nada que ver con Friends, la comedia o la ciudad de Nueva York. La superproducción televisiva coproducción por Steven Spielberg y Tom Hanks, Hermanos de Sangre, lleva a nuestro protagonista a hacer el recorrido que tantos jóvenes tuvieron que realizar durante la década de los 40 del siglo pasado. El que lleva de los muelles de la ciudad de Nueva York a las costas europeas tomadas por los nazis. Band of Brothers (en su traducción al inglés) narra las hazañas de la célebre Compañía Easy del 506º Regimiento de Infantería Paracaidista, de la 101º División Aerotransportada del Ejercito de los Estados Unidos. David Schiwmmer, encarnando al capitán Herbet Sobel, es el encargado de formar a los soldados de la Easy durante el entrenamiento básico en el campamento Toccoa (Georgia). Sobel, bien considerado por los mandos al haber formado a la mejor compañía de todo el pelotón, demuestra, sin embargo, una absoluta carencia de habilidades propias de un oficial de combate como la lectura de mapas o la planificación de tácticas militares. En una de las escenas culmen de la miniserie, Sober se pierde, junto a su compañía, en uno de los escenarios de prácticas en plena campiña inglesa. Un grupo de soldados, escondidos tras un arbusto, se hace pasar por el General de la División, y ridiculiza a un Sober aterrado ante la idea de que los mandos sean conscientes de su incompetencia.

“Arreeeeeee Siiiiiiiiiiiiiilveer”. Este frase de guerra, que utilizaba el Llanero Solitario para llamar a su caballo, es la que emplea el capitán para entrenar y motivar a sus soldados. Unos soldados que le detestan por su extrema rigurosidad y por su celo profesional hacia aquellos que destacan y que amenazan con sobrepasarle en la escala de mando. Entre ellos un joven Winters (al que da vida el protagonista de Homeland Damian Lewis). Un sorpasso que finalmente se produce cuando Sober es relevado del mando de la Compañía Easy y destinado a la escuela de salto de Chilton Foliat para preparar a personal no combatiente como médicos, capellanes o corresponsales. Un relevo que se produce justo antes del seis de junio de 1944, el Día D, cuando la Compañía Easy desembarcaría en Normandía a las órdenes del teniente Richard D. Winters.

La última vez que Sober se encuentra con la Easy es ya en suelo Europeo, poco antes de que la compañía tomara parte en la operación Market Garden (la mayor operación aerotransportada aliada de la Segunda Guerra Mundial). En ese encuentro se retrata la personalidad de un superior avergonzado, sin experiencia en combate, que es caricaturizado por unos soldados que han combatido en los peores escenarios de la Segunda Guerra Mundial.