ted-mosby

Ted Mosby, personaje que narra la historia en Cómo conocí a vuestra madre.

Este artículo se engloba dentro de Perdedores de la televisión, una serie de artículos publicados en el Acróbata que tratan sobre diferentes personajes emblemáticos de la pequeña pantalla. Los perfiles contendrán SPOILERS.

“Chicos, voy a contaros una historia increíble, la historia de cómo conocí a vuestra madre” 

Diez años han pasado desde la emisión del primer episodio de Cómo conocí a vuestra madre. Una sitcom que a través del boca a boca y de sus guiones conquistaron al público durante las nueve temporadas de emisión, con ciertos altibajos a medida que los años pasaban.  El argumento gira en torno a Ted Mosby. Un joven y optimista arquitecto al principio de la historia, que es narrada a través de flashbacks –toda la serie en sí, es un flashback- por el Ted Mosby maduro quien cuenta a sus hijos adolescentes cómo conoció a su madre. Los líos de faldas, aventuras locas y demás ingredientes de la serie no podrían entenderse sin el resto del reparto, quienes dividen el protagonismo de Mosby para hacer una historia coral. Marshall Eriksen, amigo de la universidad de Ted, este grandullón bonachón protagonizó algunos de los mejores momentos de  Cómo conocí a vuestra madre debido a la gran interpretación de Jason Segel, el actor de la serie que más parece haber aprovechado el trampolín saltando al mundo de la comedia en el cine. Barney Stinson, el eterno ligón encarnado por el polifacético Neil Patrick Harris. Así como el elenco femenino, Lilly Aldrin –interpretada por Alyson Hannigan, famosa por haber actuado en la serie Buffy Cazavampiros– y Robin Scherbatsky, principal interés amoroso de Ted durante las primeras temporadas para luego iniciar un romance con Barney.

Ted Mosby –Josh Radnor en la vida real- es vendido como el clásico perdedor en mitad de dos tierras. Por una parte ve cómo sus dos mejores amigos se comprometen nada más empezar al serie, al otro lado está Barney, quien le ofrece comerse el mundo como soltero en Nueva York. Sin embargo, esa premisa inicial fue convirtiéndose en un debate a lo largo de las nueva temporadas –no consiguieron llegar a las 10 que firmó Friends, su eterna hermana mayor con la que fue comparada hasta el fin-. Entonces, ¿Es Ted Mosby un perdedor?

Sí, por supuesto.

cad5096c-c4cf-450f-a187-0bf6b667ceec

O desde luego trata de serlo. La gran plenitud que pretende alcanzar durante la serie Ted Mosby es la de encontrar a la chica perfecta. Para ello recurre a tener relaciones cortas, largas, esporádicas, a través de un programa de ordenador, a través de un juego de ordenador y un sinfín de posibilidades. Además, es raro la época en la que Ted no se encuentra ejerciendo el papel de amigo de la pareja, ya sea con la clásica fórmula Marshall, Lilly y Ted como con la extraña Barney, Robin y Ted –en algún momento, incluso estando enganchado a Robin-.  En defensa de Ted, hay que admitir que nunca ha tenido suerte en relaciones. Claro ejemplo es la vez que fue plantado en el altar ya que Stella, la que iba a ser su mujer, regresó con su anterior marido en el último momento. Quizás fue ese el momento más decadente del perdedor Mosby, quien tuvo que sufrir las burlas del mundo tras la versión de los hechos que hizo el marido de Stella en la exitosa película The wedding bride.  Hay que añadir que no consiguió ser un arquitecto de éxito como aspiraba en el comienzo de la historia.

No, más quisiéramos nosotros.

6a00d8341bfb1653ef01910234dba7970c

Ese halo de autocompasión que desprende Ted Mosby encontró respuesta en una gran cantidad de fans con sólidos argumentos. Para empezar, hablamos de un joven arquitecto en Nueva York, que vive con sus amigos y cuya principal  preocupación se basa en tomar cervezas en el bar de debajo de su piso. ¿No suena tan mal, no? Por otra parte, la carencia amorosa es la principal queja del personaje, sin embargo a lo largo de la serie las conquistas sentimentales de Ted son más que numerosas. Incluso a la altura del gran casanova de la serie, Barney. Vale, no consigue su sueño de ser arquitecto de éxito, pero consigue “el mejor trabajo de su vida” como profesor en la universidad. Además no hay que olvidar que acabó viviendo su sueño idílico con la madre de sus hijos, así como algo más en aquel polémico final de Cómo conocí a vuestra madre.   

Te toca elegir.

Al fin y al cabo, todo son gustos. Lo único claro es que con sus penas y sus alegrías, Ted Mosby representó a la perfección ese hombre atado a la idea de encontrar el amor a pesar de las adversidades, siendo por ello idolatrado por muchos y odiado por otros tantos. Pero, ¿Quién puede juzgar a un romántico?